Información

Edmund Allenby - Historia

Edmund Allenby - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Edmund Allenby

1861- 1936

General británico

Edmund Henry Hynman Allenby nació el 23 de abril de 1861 en Brackenhurst, Reino Unido. Primero fue educado en Haileybury College, pero luego fue a Sandhurst, la academia militar estelar de Gran Bretaña. Sirvió en la Guerra de los Bóers como oficial de caballería y entró en la Primera Guerra Mundial como comandante de división y luego como comandante del Tercer Ejército de 1915 a 1917. Allenby, sin embargo, es más famoso por liderar las fuerzas británicas en el Medio Oriente. En diciembre de 1917, capturó Jerusalén y luego derrotó a los otomanos en la batalla de Meguido.


Edmund Allenby, primer vizconde de Allenby

Mariscal de campo Edmund Henry Hynman Allenby, primer vizconde Allenby, GCB, GCMG, GCVO (23 de abril de 1861 - 14 de mayo de 1936) fue un soldado inglés y gobernador imperial británico. Luchó en la Segunda Guerra de los Bóers y también en la Primera Guerra Mundial, en la que lideró la Fuerza Expedicionaria Egipcia (EEF) del Imperio Británico durante la Campaña del Sinaí y Palestina contra el Imperio Otomano en la conquista de Palestina.

Los británicos lograron capturar Beersheba, Jaffa y Jerusalén de octubre a diciembre de 1917. Sus fuerzas ocuparon el Valle del Jordán durante el verano de 1918, luego capturaron el norte de Palestina y derrotaron al Octavo Ejército del Grupo de Ejércitos Otomano Yildirim en la Batalla de Megiddo. , lo que obligó al Cuarto y Séptimo Ejército a retirarse hacia Damasco. Posteriormente, la persecución EEF por el Cuerpo de Montados del Desierto capturó Damasco y avanzó hacia el norte de Siria.

Durante esta persecución, ordenó a T. E. Lawrence ("Lawrence de Arabia"), cuya campaña con las Fuerzas Sherifiales Árabes de Faisal ayudó a la EEF a capturar el territorio del Imperio Otomano y luchó en la Batalla de Alepo, cinco días antes de que el Armisticio de Mudros terminara la campaña el 30 de octubre de 1918. Continuó sirviendo en la región como Alto Comisionado para Egipto y Sudán desde 1919 hasta 1925.


Un general y un caballero: Allenby a las puertas de Jerusalén

Hacia el final de la Primera Guerra Mundial, cuando el Imperio Otomano se desmoronaba ante las potencias occidentales, el primer ministro británico David Lloyd George solicitó que el general Edmund Henry Hynman Allenby entregara Jerusalén como regalo de Navidad para la nación.

Eso fue en junio de 1917. A mediados de noviembre, la Fuerza Expedicionaria Egipcia (EEF) de Allenby lanzó su Ofensiva de Palestina del Sur, comenzando con la exitosa Batalla de Beersheva del Cuerpo de Montados del Desierto ANZAC el 27 de octubre, seguida de ataques contra Gaza el 30 de octubre. la línea Gaza-Beersheba ahora debilitada, el EEF empujó a las fuerzas otomanas a Jaffa.

Después de tres semanas de lucha en las colinas de Judea, los británicos capturaron Jerusalén el 9 de diciembre de 1917, y Allenby atravesó la Puerta de Jaffa el 11 de diciembre. De pie en los escalones de la Torre de David, proclamó la ley marcial británica y aceptó, juntos. con el comandante de división, el general de división John Stuart Mackenzie Shea, las llaves simbólicas de Jerusalén.

En esta proclamación, leída a los residentes de la ciudad, Allenby reconoció la importancia y singularidad de Jerusalén e hizo un llamado a los residentes de la ciudad para que continúen viviendo sus vidas como de costumbre y disfruten de la libertad de culto, religión y tradición bajo el patrocinio del nuevo gobierno.

“[S] edo que su ciudad es considerada con afecto por los seguidores de tres de las grandes religiones de la humanidad, y su suelo ha sido consagrado por las oraciones y peregrinaciones de personas devotas de esas tres religiones durante muchos siglos, se lo hago saber a usted que cada edificio sagrado, monumento, lugar sagrado, santuario, lugar tradicional, investidura, legado piadoso o lugar de culto consuetudinario, de cualquier forma de las tres religiones, será mantenido y protegido de acuerdo con las costumbres y creencias existentes de aquellos a quienes fe son sagrados ".

Las campanas de las iglesias en Londres y Roma se hicieron sonar para celebrar lo que se consideró como el regreso del gobierno cristiano por primera vez desde la caída del Reino Cruzado de Jerusalén.

Para los judíos, dado que el 9 de diciembre de 1917 también fue el primer día de Hanukkah, el evento se interpretó como un milagro de Hanukkah moderno. La Declaración Balfour se había emitido solo un mes antes, afirmando que el Gobierno de Su Majestad declaró que veía & # 8220 a favor el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío & # 8221.

Ahora parecía que esta promesa se iba a cumplir. Además, la proclamación de Allenby fue escrita en varios idiomas, incluido el hebreo, la primera vez en la historia moderna que el idioma hebreo recibió reconocimiento internacional.

Ese momento histórico fue recreado la semana pasada, exactamente 100 años después, en presencia del alcalde de Jerusalén Nir Barkat, el vizconde Allenby de Megiddo y Felixstowe, Sara Viscountess Allenby y John Benson, bisnieto del general Shea, junto con dignatarios y representantes. de las comunidades cristianas de la Ciudad Vieja.

La proclamación se leyó en voz alta, como hace 100 años, en inglés, francés, hebreo, árabe, ruso, griego e italiano. Esta vez, también se leyó en armenio en reconocimiento a esa comunidad de la Ciudad Vieja.

La recreación de la fotografía que muestra a Allenby y Shea en los escalones de la Torre de David aceptando las llaves de la ciudad marcó la inauguración de una exposición titulada "Un general y un caballero & # 8211 Allenby en las puertas de Jerusalén" en la Torre de Museo de David.

La exposición rastrea los dramáticos eventos que se desarrollaron en una sola semana que marcó el comienzo de una nueva era en la historia de Jerusalén.

Como lo describió el curador Dr. Nirit Shalev-Khalifa, “La exposición se centra en detalle en los eventos que se desarrollaron durante tres días, el nueve, diez y once de diciembre de 1917, cuando la Ciudad Santa fue confiada a sus nuevos custodios en una secuencia de eventos y ceremonias solemnes y meticulosamente planificados que fueron a la vez sobrios y espléndidos, así como varios incidentes cómicos y muchas leyendas locales ".

La exposición presenta películas, fotografías, certificados, carteles, recuerdos y otros objetos originales y raros, incluidos diarios de viaje, álbumes de fotos y equipo personal que reflejan eventos históricos desde la perspectiva de los soldados de ambos lados.

"La Torre de David es el museo de la ciudad de Jerusalén y conmemoramos eventos cruciales en la ciudad y la historia de la ciudad mediante la creación de exposiciones convincentes que dan vida al público en general los momentos históricos que han dado forma a nuestra ciudad", dijo el director y curador jefe. del Museo Torre de David Eilat Lieber.

“Un general y un caballero & # 8211 Allenby a las puertas de Jerusalén” se extenderá hasta septiembre de 2018 en el Museo de la Torre de David en Jerusalén.


El cruzado protestante más grande de la historia y cómo se parece a Cristo en la GUERRA DE ARMAGEDDON (Lectura de apertura de ojos para todos los que aman la profecía)

Por Walid Shoebat (exclusivo de Shoebat)

Mientras me siento aquí en mi descanso sabático y contemplo por qué es que no conozco a nadie que haya comparado la notable semejanza entre las narraciones bíblicas que mencionan la segunda venida de Cristo y sus expediciones de guerra para derrotar al Anticristo y liberar a Jerusalén, cuán raramente si alguna vez fueron comparados con la forma en que esto se asemeja al mayor cruzado protestante de la historia, el general británico Edmund Allenby. ¡El estudio nos ayudará a descubrir mucho en cuanto a la expedición de Cristo durante Su segunda venida para derrotar al Anticristo!

Fue Allenby, un protestante, no católico, quien conquistó Jerusalén arrebatándola a los musulmanes turcos otomanos.

Es bastante notable cómo Dios eligió a un protestante militante para llevar a cabo la misión de liberar a Jerusalén y no conozco a nadie en el campo de las Profecías que siquiera examine las Escrituras para ver que las campañas militares de Cristo cuando regrese son muy parecidas a las de los cruzados en paralelo con las fuerzas armadas de Allenby. expediciones:

1) ambas guerras, Cristo y Allenby es rechazar la invasión turca otomana de Jerusalén y Egipto.
2) ambos conquistan Egipto (ver Isaías 19).
3) ambos conquistan Bozra.
4) ambos derrotan a un Anticristo en Armageddon.

Allenby era un militante cristiano y su victoria contra los musulmanes luego allanó el camino para la creación de un estado judío a pesar de los errores británicos que se cometieron contra los judíos con el Papel blanco que fue un documento de política emitido por el gobierno británico bajo Neville Chamberlain en el que, entre varias disposiciones clave, se abandonó la idea de dividir Palestina. Al igual que con los católicos, no todos los protestantes son iguales. Todos sabemos quién era Neville Chamberlain, estaba en contra de la guerra con Hitler y por eso decimos que si uno siempre está en contra de la guerra, esa persona también está en contra de librar al mundo de las tiranías malvadas, lo cual es malvado en sí mismo.

Neville Chamberlain de pie con Adolph Hitler

La historia comienza cuando el Imperio Otomano pidió una jihad militar contra Francia, Rusia y Gran Bretaña en noviembre de 1914. Si bien sabemos que los musulmanes dicen "primero Constantinopla luego Roma" y mientras esperamos que el Anticristo incluso intente una invasión contra Europa (lo que lamentablemente los ingenuos pintan Europa como el Anticristo) y toda la cristiandad. Daniel también nos dice que el Anticristo recibe malas noticias del norte, que le declara la guerra en la que finalmente será derrotado. Al norte de la sede del Imperio Otomano y # 8217, Turquía, se encuentra Rusia (tristemente pintada por los ingenuos como Gog). No hay duda de por qué Dios ordenó que Rusia se convirtiera al cristianismo y, a pesar de lo que a todos les disgusta Putin, Rusia tendrá un papel intrincado en la derrota del Anticristo. Muchos creen que Cristo derrota al Anticristo por su cuenta, pero esta interpretación excluye lo que declaró Ezequiel (ver Ezequiel 28: 7-8, Ezequiel 30-32). Dios siempre se ha asociado con el hombre en todos los actos de redención en los que Dios hace lo que Dios hace y el hombre, a través de su obediencia a Dios, actúa como el vaso terrenal de Dios en el que desea moldear y finalmente perfeccionar.

Muchos hoy en día, mientras ven la amenaza del Islam y como no están dispuestos a dejar que Rusia se vaya desde hace décadas, el tema de ser Gog, combinan una coalición ruso-turca-iraní en referencia a Ezequiel 38 sin saber que son a-históricos: la enemistad entre Rusia y los turcos otomanos nunca terminó desde tiempos inmemoriales.

Mapa que representa las guerras ruso-turcas.

Hoy, Putin es pro-Bashar, que está en contra de Turquía y Rusia se apodera de Crimea, que se encuentra al norte de Turquía; la eliminación de la zona de amortiguación protectora para Turquía establece a Ucrania como el escenario para una futura invasión de Rusia contra Turquía para recuperar Hagia-Sophia, el lugar más importante del cristianismo. notable templo y monumento en el que seguramente se sentará un Anticristo turco mientras Erdogan lo reconvierte en una mezquita. Quizás es por eso que la Cruz Rusa siempre está montada en las iglesias rusas con la Cruz sobre la Media Luna que recuerda a Rusia será la nación principal que cumplirá el fin del Anticristo, ya que Rusia finalmente se ha convertido en una nación oveja cuando Cristo divide a las naciones ovejas. de cabras.

Quizás es por eso que cuando la Liga Cristiana, una coalición ad-hoc de monarquías católicas, desplegó barcos en forma de cruz que aplastaron a los otomanos en Lepanto, en los que sus barcos tenían forma de media luna.

Finalmente, el comienzo del fin de esta bestia islámica, la mayor amenaza para la cristiandad, llegó en noviembre de 1914, el Imperio Otomano, el poder islámico independiente más grande del mundo, que actualmente está reviviendo nuevamente, abandonó su neutralidad ambivalente hacia las partes en guerra (como nosotros (ver hoy el rostro de Turquía es neutral hacia el oeste pero esto está cambiando) y se volvió beligerante en el conflicto, con el sultán declarando una jihad militar (guerra santa) contra Francia, Rusia y Gran Bretaña. El Anticristo, a quien explicamos durante las próximas décadas que provenía de la Turquía otomana, también & # 8220 declara la guerra contra las fortalezas más fuertes & # 8221 en Daniel 11 y similar a 1914, el poder militar más fuerte hoy sería Estados Unidos, Europa y Rusia.

El Imperio Otomano había sido humillado recientemente por reveses en Libia (donde Daniel 11 nos dice que el Anticristo también entra) y los Balcanes. La participación en lo que había comenzado como una guerra europea por los otomanos había sido suicida, pero elementos clave en el gobierno turco, impresionado por el poder industrial y militar alemán y motivado por sueños de gloria imperial otomana, tal como vemos a los turcos hoy, fue luego fue recibido por la guerra en expansión como una oportunidad para recuperar los territorios perdidos otomanos e incorporar nuevas tierras y nacionalidades al imperio otomano. Ya vemos a Turquía interesada en Siria y ayudando a los Hermanos Musulmanes a volver a invadir Egipto.

Con Alemania como aliado, el Imperio Otomano representaba una seria amenaza para el Imperio Británico, por lo que en un ataque preventivo, Londres inmediatamente desembarcó una fuerza angloindia en Basora (la bíblica Bosra), cerca del estuario de los ríos Éufrates y Tigris. . Esto se hizo para proteger el oleoducto anglo-persa, que era vital para la marina británica, y para mostrar la Union Jack en esta área de importancia estratégica en el Golfo Pérsico. Cristo también sale victorioso de Bosra: “¿Quién es este que viene de Edom, de Bosra, con sus vestidos manchados de carmesí? ¿Quién es este, vestido de esplendor, que avanza con la grandeza de su fuerza? & # 8220 Soy yo, proclamando victoria, poderoso para salvar. & # 8221 ”(Isaías 63: 1)

En cuestión de semanas, las potencias centrales contraatacaron con un ataque sorpresa contra Gran Bretaña & # 8217 & # 8216 vena yugular & # 8217, el Canal de Suez. Este intento, a principios de febrero de 1915, de romper las defensas británicas en el Canal de Suez y provocar una revuelta islámica en Egipto, fracasó sin embargo y resultó en grandes pérdidas para los atacantes musulmanes. Convencido de que ninguna de las partes tenía los medios para lograr la victoria en Francia en 1918, el primer ministro David Lloyd George trató de hacer del teatro de Allenby el foco del esfuerzo militar de su país. Sin embargo, las ofensivas masivas de Alemania cerca de casa durante la primera mitad de 1918 obligaron al gobierno a retirar a la mayoría de los soldados británicos de Allenby a Francia. Allenby, que retuvo su caballería, recibió reemplazos para su infantería en Egipto de muchas fuentes, principalmente de la India, pero también de muchas otras naciones diversas, desde Birmania hasta las Indias Occidentales. También en Egipto, las fuerzas británicas ganaron un nuevo comandante, el general Sir Archibald Murray, y recursos adicionales.

De manera similar, Cristo en Isaías 19 va a la guerra en Egipto: “Mira, Jehová cabalga sobre una nube veloz y viene a Egipto. Los ídolos de Egipto tiemblan ante él, y el corazón de los egipcios se derrite dentro de ellos ”(Isaías 19: 1).

Todos sabemos que Zacarías 14 trata de rescatar a los judíos y convertirlos a Él, pero Isaías 19 debería sorprender a algunas personas y hacernos preguntar, ¿a quién y por qué viene Cristo a Egipto? un testigo al SEÑOR de los ejércitos en la tierra de Egipto porque clamarán al SEÑOR a causa de los opresores, y él les enviará un Salvador y un Poderoso, y él los librará ”. (Isaías 19:20)

Aquí tenemos el "Poderoso" es el Mesías que lucha en el día del Señor para luchar contra & # 8220 los opresores & # 8221. Aquí, Cristo viene a rescatar a los coptos de Egipto de la persecución musulmana, nuestros hermanos y hermanas en Egipto que actualmente están sufriendo por los opresores y pidiendo que Jesús baje y los salve. Esto se intensificará cuando Turquía invada Egipto bajo el Anticristo (ver Daniel 11).

Continuando con los cruzados protestantes, los británicos, reacios a comprometer todos sus recursos militares emergentes en 1915 al frente occidental, donde prevalecía la guerra de trincheras, el liderazgo británico abrazó una ofensiva naval contra Estambul para forzar al Imperio Otomano a salir de la guerra. Cuando la Royal Navy en febrero y marzo no pudo abrirse paso a través de los Dardanelos para colocar la capital otomana bajo sus grandes cañones, las autoridades militares reunieron apresuradamente una fuerza expedicionaria para desembarcar en la península de Gallipoli.

Cristo también va directamente y pelea contra Turquía en Zacarías 9: "Despertaré a tus hijos, oh Sion, contra tus hijos, oh Yavan". En este pasaje, se ve a Israel luchando contra Jonia o Yavan liderado por Cristo mismo después de su conversión. Esto en sí mismo desacredita la afirmación de que el Anticristo es la Unión Europea. En varias Biblias, esta palabra se traduce correctamente como "Grecia", pero esta es la antigua Grecia (Asia Menor) y "Jonia" o "Yavan" en hebreo era una provincia que se encontraba en la costa occidental de la Turquía moderna. Esto es crucial porque el contexto claro de esta batalla es el regreso de Cristo: “Entonces Jehová aparecerá sobre ellos (Israel)” y peleará en su nombre & # 8220 yendo con los torbellinos del Sur & # 8221. Se dirige a Jonia (Turquía) y Pérgamo, que es la sede de Satanás (ver Apocalipsis 2:13).

Entonces, en los últimos tiempos, en el momento en que Jesús regrese, los judíos (Sión) que en ese momento se vuelven cristianos se unirán con otras naciones cristianas para participar en la batalla que define a toda la historia, la Batalla de Armagedón que también incluye a Cristo & # 8217s expedición contra la propia Turquía (Yavan) después de que sus ejércitos son destruidos en Armageddon en Israel.

Por etapas, la misión de las fuerzas británicas evolucionó desde una defensa de Egipto hasta una invasión de Jerusalén.

Después de las expediciones británicas en Egipto, primero tuvieron que cruzar el desierto del Sinaí, con sus tormentas de arena y temperaturas abrasadoras, una prueba de resistencia en dirección a Israel para liberar Jerusalén.

Allenby prestó atención al buen consejo bíblico cuando se enfrentó a los turcos en la aldea bíblica de Micmash mencionada en 1 Samuel 13 'Y Saúl, y Jonatán su hijo, y la gente que estaba presente con ellos, moraron en Guibeá de Benjamín, pero los filisteos acamparon en Michmash.

La mayor Vivian Gilbert del ejército británico relata la historia de un mayor de brigada sin nombre que estaba leyendo su Biblia mientras contemplaba la situación contra las fuerzas otomanas. El mayor de brigada recordó un pueblo con el nombre de Micmash mencionado en algún lugar de la Biblia. Encontró los versos y descubrió que había un camino secreto alrededor de la ciudad. Despertó al general de brigada y descubrieron que el camino aún existía y estaba muy poco vigilado. Las fuerzas británicas utilizaron este camino para superar a los otomanos y tomaron la ciudad.

Cristo, como todos sabemos, similar a Allenby, cruza contra los turcos y toma Jerusalén del Anticristo y marcha a Jerusalén capturado a los turcos en 1917, el general británico, Sir Edmund Allenby, declaró con orgullo & # 8220hoy se completan las guerras de los cruzados, & # 8221 y la prensa británica celebró su victoria con dibujos animados de Ricardo Corazón de León mirando a Jerusalén por encima de la leyenda & # 8220 Al fin mi sueño se hizo realidad. & # 8221

La regla de oro es que Dios no hace acepción de personas, ya sea alguien que creció como católico o creció como protestante, es la teología lo que cuenta y el espíritu de cruzada católico era piadoso y justo. Siempre encontraremos un Abel y siempre encontraremos un Caín, independientemente de que incluso ambos fueran & # 8220 creyentes & # 8221 uno de los dos & # 8220Caín & # 8221 acabará en el infierno. Es lo mismo en la cristiandad, no es quien dice & # 8220 todo acerca de Jesús, & # 8221, sino & # 8220 todo lo que Jesús es & # 8221 y quien le obedece con acción gana al final. Siempre invierta los lemas del tonto y encontrará la pepita del sabio.

En los días de Gran Bretaña, no todos odiaban a los cruzados como vemos hoy que esto se curará en el futuro venidero y es por eso que apoyamos la militancia. Cuando los protestantes apoyaron a los musulmanes otomanos en la batalla de Lepanto en 1571 que entre las fuerzas otomanas se encontraban aliados luteranos y calvinistas de Holanda e Inglaterra que fueron derrotados por la Alianza Católica, más tarde los protestantes se regocijaron solo cuando se dieron cuenta de que los otomanos los amenazó también. Fueron necesarias guerras para sanar y aprender que no todo lo militante estaba mal.

Las potencias coloniales glorificaron a los cruzados como sus antepasados ​​ideológicos cuando en diciembre de 1917 Allenby se había movido hacia arriba desde Egipto y había capturado Jerusalén. Como primer conquistador cristiano de la Ciudad Santa desde las Cruzadas, Allenby ordenó a sus tropas que desmontaran como muestra de respeto cuando ingresaban a la ciudad. La diferencia entre Allenby y Cristo es que Allenby se negó a montar un séquito con un Rolls-Royce o incluso un caballo, ya que se sabe que Cristo montó un asno y será el que saldrá victorioso montado en un caballo blanco. Entonces Allenby eligió caminar a pie como humilde siervo de Cristo.

Marcha de la victoria del general Edmund Allenby contra el Imperio otomano musulmán en Jerusalén

Al año siguiente, Allenby derrotó al ejército turco restante en Israel. Un golpe final y concluyente en la Batalla de Meguido, donde tendrá lugar el Armagedón cuando Cristo regrese. Allenby también regresó a la ofensiva en la batalla de Meguido, el 19 de septiembre de 1918. Con una decidida ventaja en mano de obra, artillería, poder aéreo y moral, rápidamente destruyó a los ejércitos otomanos / turcos que se enfrentaban a él. La victoria de Meguido ocurrió en septiembre de 1918, lo que dejó abierto el camino hacia la invasión de Damasco para el imperio británico cruzado. Una vez que se rompió el frente enemigo, la caballería británica dominó la campaña. Damasco cayó el 1 de octubre, Alepo, la última ciudad en caer en la campaña, el 26 de octubre. Cinco días después entró en vigor un armisticio con el Imperio Otomano. Desde el 19 de septiembre, las fuerzas de Allenby han avanzado cientos de millas y capturado a más de 75.000 prisioneros.

Y de la misma manera, Cristo destruye Damasco como se ha escrito Damasco se convertirá en un & # 8220 montón de ruinas. Las ciudades de Aroer quedarán desiertas y se dejarán a los rebaños & # 8221 (Isaías 17: 1-2). También se habla de Cristo en los Salmos: "Cíñete tu espada sobre el muslo, oh Fuerte," (Salmo 45: 3) y que "El Líbano caerá ante el Poderoso" en Isaías 10:34 será la expedición de Cristo. para eliminar todo el Islam de Siria y el Líbano y destruir este imperio de bestias revividas de los otomanos.

Entonces, ¿qué debemos aprender? Es crucial entender siempre que Prophecy tiene múltiples capas y la historia de Allenby es un indicio de lo que está por venir, una guerra con los otomanos. Nunca debemos aislar la profecía solo para los últimos tiempos: ¿no le importa a Cristo el rebaño pasado para advertirles también?

Por ejemplo, la profecía de Isaías 17 puede datar del 735 a. C. cuando Damasco e Israel se aliaron contra Judá. Tiglat-Pileser tomó Damasco en 732. De hecho, aunque esta profecía tuvo un tipo de cumplimiento, esta campaña nunca redujo la ciudad de Damasco a escombros y hay un cumplimiento futuro definitivo, pero Dios escribió estas profecías para que los burladores puedan burlarse de que la Biblia es solamente un manuscrito histórico. La descripción de Damasco como & # 8220 montón de ruinas & # 8221 no se ha cumplido. Por eso es necesario cuidado con los burladores que hacen la Biblia solamente una referencia histórica. Necesitamos también cuidado con todo el bombo que siempre profetiza sobre el estudio de los últimos tiempos solamente.Solo& # 8221 y & # 8220solamente& # 8221 son palabras que se suelen utilizar como método para aislar y engañar. La regla general es que La Biblia es un estudio para todos veces.

Del mismo modo, cuando Daniel habló del Rey del Norte invadiendo Egipto, podemos encontrar en la historia una capa, cuando el sultán otomano Selim I invadió Siria y luego marchó a Egipto representando una invasión similar del Anticristo que hoy vemos que ISIS está tratando de hacer en Dabiq. La historia y la profecía se entrelazan de la manera más asombrosa y cuanto antes aprendamos de historia cuanto mejor estemos preparados para afrontar el futuro.

RESPONDIENDO A LAS PERSECUCIONES JUDÍAS DE LOS CRUZADOS

Se suponía que los cruzados que partieron de diferentes países se reunían en Constantinopla y luego se dirigían juntos a Tierra Santa como un ejército masivo. Sin embargo, contrariamente a lo que ordenó el Papa, dos pequeños bandidos sedientos de sangre, encabezados por Walter el sin un centavo y Pedro el ermitaño, se fue temprano por su propia iniciativa. Condujeron a sus ejércitos rebeldes por Renania para matar a los judíos allí.

Pero la acusación de que las Cruzadas produjeron un antijudaísmo generalizado o fueron por su naturaleza antijudías tiene poca base en un hecho histórico. Además, la afirmación de que las Cruzadas fueron un ensayo del genocidio antisemita del Holocausto carece por completo de fundamento. Aquellos que promueven tal punto de vista lo hacen para promover sus agendas, ideologías y ventas de libros.

Para evaluar las afirmaciones de estas obras populares, conviene un examen más detenido de los pogromos judíos durante la Primera Cruzada. En el Concilio de Clermont en 1095, Urbano II pidió una expedición armada al Este para ayudar a los cristianos y liberar Jerusalén. Los pogromos de 1096 fueron perversiones del celo de cruzada, definitivamente no fueron la respuesta normal. El contingente de Emicho y las otras bandas de cruzadas antijudías no constituían los ejércitos principales, que avanzaron hacia el este en el verano de ese año. Los cruzados antijudíos se disolvieron después de perpetrar estos actos atroces o fueron destruidos durante su marcha por Hungría. Robert Chazan, uno de los más destacados eruditos sobre la experiencia judía medieval & # 8211 en particular las masacres de 1096 & # 8211 cree que & # 8220La combinación de pensamiento radical y disciplina débil explica tanto los eventuales fracasos de estas bandas como sus excesos antijudíos..” (1)

El destacado historiador de las Cruzadas Jonathan Riley-Smith ha dicho recientemente & # 8220Sabemos que es un mito que los cruzados atacaran a la comunidad judía de Jerusalén.& # 8221 Las poblaciones hebreas de Acre, Hebrón y Haifa se encontraron con un destino similar al de la comunidad de Jerusalén. Una vez más, la brutalidad fue el resultado de la resistencia de estas ciudades a las fuerzas cruzadas, no porque hubiera judíos en estos lugares. Tales tácticas fueron brutales, pero típicas de los ejércitos musulmanes y cristianos de la región. Las comunidades judías en Tiro y Ascalon, por otro lado, no resultaron dañadas cuando estas ciudades fueron tomadas, ya que los líderes optaron por la rendición en lugar de la resistencia. (2)

Irónicamente, el éxito de la Primera Cruzada facilitó la migración judía a gran escala de Europa al Este. Más importante, no hubo pogromos antijudíos en el Levante durante casi doscientos años de gobierno cruzado. Si bien la vida en el reino latino de Jerusalén ciertamente no fue una utopía para los judíos, estos ejemplos contradicen la noción de que las Cruzadas fueron inherentemente antisemitas. La evidencia indica que los gobernantes latinos en el Levante fueron más indulgentes que sus homólogos europeos y, en algunos casos, que los gobernantes musulmanes anteriores (que eran bien conocidos por su tolerancia).

Finalmente, el difunto El erudito israelí Joshua Prawer hizo el examen más completo en su La historia de los judíos que cuando los judíos estaban en el extremo receptor de la brutalidad de los cruzados & # 8211 como en Jerusalén en 1099 o Acre en 1104 & # 8211Fue en el contexto de la guerra total dirigida a la población en resistencia en su conjunto, de la cual los judíos eran un elemento menor.. (3)

Los argumentos negativos contra las Cruzadas es como si se hablara de cómo surgió Estados Unidos. Mientras estaba el Senderos de lágrimas, en cuanto a la expulsión masiva de indígenas nativos, también habrá quien denunciará a Estados Unidos de su derecho a existir insistiendo en el Senderos de lágrimas!

Hilaire belloc dijo con respecto a tales críticas a los Crsaders que no perderá su tiempo refutándolas. Uno puede encontrar todo tipo de mal en cualquier cosa buena para denunciarlo. Así que aquí está la pregunta para todos los cristianos que odian a los cruzados: ¿condenamos al rey David por lo que le hizo a Urías y decimos que todo lo que hizo el rey David fue malo? Responder & # 8220sí & # 8221 haría a uno un hereje y responder & # 8220no & # 8221, en sí mismo refuta el argumento incluyendo exponer la necedad de quien lo hace.

Obviamente, matar judíos no fue parte de la intención de las Cruzadas y nunca fue autorizado, algo que todos los críticos siempre fallarán en obtener de las fuentes originales. Incluso cuando se trata de Pedro el Ermitaño y otros, los obispos católicos de esas provincias de hecho intentaron proteger a los judíos ocultándolos, incluso a riesgo de sus propias vidas. Esta línea por sí sola tiene una historia tremenda que tomará páginas en completarse. Aquellos actos de ciertos bandidos fueron justamente condenados por el Papa. Sin embargo, los críticos generalmente no mencionan esto porque el tema siempre es una agenda.

Pero los críticos abundan en su difamación contra los cruzados. En cada publicación que hacemos, en nuestra sección de comentarios, encontramos al perezoso, al inculto, al imprudente y al calumniador descarado. Cuando Theodore Shoebat escribió un artículo alabando a los cruzados, tuve un objeto en la línea de comentarios que decía “… Jesús dijo que Jerusalén sería pisoteada hasta que se completaran los tiempos de los gentiles. Ese pisoteo definitivamente incluye a tus amados cruzados ... "

Para este protestante, los cruzados, y solo porque fue llevado a cabo por católicos fue & # 8220bad & # 8221, también hace que Allenby el protestante sea malo.

Los tontos son los que pueden y siempre publican comentarios cortos que carecen de investigación y se necesitan bibliotecas para refutarlos. Es como decimos en Oriente Medio: & # 8220 se necesita un tonto para arrojar una piedra al pozo, pero se necesitan diez sabios para sacarla & # 8221.

Los tontos siempre dicen que & # 8220Dios siempre responderá a las oraciones & # 8221 y que & # 8220 no se trata solo de conocimiento & # 8221, sin embargo, Dios dice claramente de esos simplones que no logran leer las primeras instrucciones en el capítulo 1 de Proverbios: “Entonces ellos me llamarán pero No voy a contestar me buscarán pero no me encontrarán, ya que ellos conocimiento odiado y no eligió temer al Señor ”. Dios fue claro y aquí está en contexto completo:

& # 8220Al aire libre, la Sabiduría llama en voz alta, levanta la voz en la plaza pública encima de la muralla, grita, en la puerta de la ciudad pronuncia su discurso: “¿Hasta cuándo ustedes que son simples amarán sus caminos simples?? ¿Hasta cuándo los burladores se deleitarán con la burla? y los tontos odian el conocimiento?”

Dios envió Sabiduría y esto es lo que les dice a estas personas que son simplones y no adquieren conocimiento:

"Yo a mi vez lo haré reír cuando el desastre te golpee Me burlaré cuando la calamidad se apodere de ti—Cuando la calamidad te sobreviene como una tormenta, cuando el desastre te azota como un torbellino, cuando la angustia y la angustia te abruman. “Entonces me llamarán, pero no responderé; me buscarán, pero no me encontrarán, ya que odiaron el conocimiento y no optaron por temer al Señor”. (Vea el capítulo 1 de Proverbios).

& # 8220Me mirarán & # 8221 parece estar hablando de & # 8220 creyentes & # 8221 que buscan a Dios y creen, pero son necios y Dios no responderá a los necios. Hoy vivimos en una cultura que cuando alguien habla de militarismo, dice & # 8220es todo Antiguo Testamento & # 8221. Es como si el Antiguo Testamento estuviera completamente obsoleto. Si es así, ¿se invierte el proverbio y, de repente, Dios ama también a los necios? Incluso toda esta charla sobre el "poder de la oración" se volverá obsoleta para el tonto, sin embargo, hoy en día muchos argumentan incluso usando las Escrituras para decir que todos los gentiles que van a Jerusalén como liberadores como & # 8220bad & # 8221, ya que los cruzados eran católicos. , so they try to fit any biblical verses to point fingers forgetting that not all Protestants were as naïve as some of the comments I usually get on my blog from anti-Catholic diehards which historians will usually dismiss these arguments outright–and often rightfully so, for these histories are regularly riddled with errors. An even bigger problem, however, is the widespread effect that these deceptive popular narratives have on the historical consciousness of the reading public. That besides working on trying to Rescue Christians from physical danger, we need to also Rescue Christians from all these mental disorders in which Theodore asked “Dad, at times I feel that we are running a mental asylum” in which I responded with “Indeed, but I am by brother’s keeper”. While he knows history, I as a father have to teach him ancient holy-land wisdom.

SOURCES
Were the Crusades Anti-Semitic by Vince Ryan
(1) Robert Chazan, In the Year 1096: the First Crusade and the Jews (Philadelphia: Jerusalem Publication Society, 1996), p. 55.v

(2) Jonathan Riley-Smith, “Rethinking the Crusades,” First Things (March 2000), pp. 20-23.

(3) Details concerning the Jewish experience under crusader rule can be found in many of the works by the late Israeli scholar Joshua Prawer. For the most thorough examination see his The History of the Jews in the Latin Kingdom of Jerusalem (Oxford: Clarendon Press, 1988).


Further Reading

The standard biography is Gen. Sir Archibald Wavell, Allenby: A Study in Greatness (2 vols., 1940-1943), a balanced account by a World War II commander. Brian Gardner, Allenby of Arabia: Lawrence's General (1966 British ed. entitled Allenby, 1965), is valuable because the author was the first to make use of the Allenby family correspondence. Other sources are Raymond Savage, Allenby of Armageddon: A Record of the Career and Campaigns of Field-Marshal Viscount Allenby (1925), and the pertinent chapter in B. H. Liddell Hart, Reputations, Ten Years After (1928 repr. in Barrett Parker, ed., Famous British Generals, 1951).


Jerusalem hotels, restaurants, attractions, tours & events. Helping since 2008

Nicknamed the "Bloody Bull," but known as an intelligent and moral soldier, General Edmund Allenby brought an end to the Ottoman rule of Jerusalem, when he helped capture Palestine (and Syria) for the British Mandate during the First World War. Ironically, in Jerusalem, the city that served as Allenby's hub of operations for conquering the northern Middle East, no street bears his name today.

The darling of Britain's World War I Middle East campaign, Allenby's professional life was marked by ironic twists of fate. After twice failing the test to enter Britain's Indian Civil Service, Allenby turned to the military, ultimately placing fifth out of 110 applicants at the Royal Military College Exam. The military, it turns out, was a natural fit for Allenby, who gained experience and an impressive reputation in Africa during the Second Boer War.

After defeating the Boer Republics (now South Africa), Allenby returned to England where in October 1915 he was put in charge of the British Third Army. Once again, a pitfall fatefully pushed Allenby forward, when his shortcomings in lackluster victory against the Germans at the Battle of Arras led to his "demotion." Allenby was transferred to Egypt, where he was put in charge of the Egyptian Expeditionary Force, quickly earning the respect of his troops by visiting them on the front lines and moving his own headquarters from Gaza to Rafah. After capturing Gaza, Allenby moved north, eventually defeating the Ottomans and capturing Jerusalem on the first day of Chanuka, December 9, 1917.

Although he had made his name as a cavalry soldier, it was on foot that Allenby first entered Jerusalem, dismounting his horse and walking through Jaffa Gate out of respect for the Holy City. Allenby's official report on entering the city recalls that "The procession was all afoot, and at Jaffa Gate I was received by the guards representing England, Scotland, Ireland, Wales, Australia, New Zealand, India, France and Italy. The population received me well."

He went on to deliver a landmark speech from the Tower of David, and to declare martial law in efforts to preserve Jerusalem's commerce and pilgrimage activities, stating, "since your city is regarded with affection by the adherents of three of the great religions of mankind and its soil has been consecrated by the prayers and pilgrimages of multitudes of devout people of these three religions for many centuries, therefore, do I make it known to you that every sacred building, monument, holy spot, shrine, traditional site, endowment, pious bequest, or customary place of prayer of whatsoever form of the three religions will be maintained and protected according to the existing customs and beliefs of those to whose faith they are sacred."

From Jerusalem, Allenby defeated the Ottomans at the famous Battle of Megiddo in September 1918, eventually capturing Damascus on the first of October. Aleppo fell to Allenby's troops on October 25, and by the end of the month, the Turks had admitted defeat.

Allenby's relationship with Jerusalem outlived the War, and on May 7, 1927, the general was invited to lay the cornerstone of St. Andrew's Church in honor of the Scottish soldiers who fought under him in World War I.

Ironically, while today both Tel-Aviv and Haifa have major thoroughfares named after General Allenby, whose name also graces one of the major passages into Jordan, in Jerusalem, Allenby's name is virtually unused. A former British army camp, known as "Allenby Camp" throughout the mandate period, is now the proposed site of a possible Jerusalem-based US Embassy in Talpiot, but like the promised high-speed train connecting Jerusalem and Tel Aviv, the embassy does not seem likely to be built anytime soon.

Allenby, survivor of multiple wars, died suddenly, of an aneurysm, in London in May 1936.


Megiddo

At Megiddo, on 19 September 1918, Allenby launched a co-ordinated attack using cavalry, infantry, artillery, armoured vehicles and aircraft to annihilate the Turks in one fell swoop. As the infantry and artillery closed on their positions, his mounted units encircled the enemy, preventing escape.

This victory secured the decisive breakthrough. The EEF quickly advanced, taking Damascus and Aleppo, before the Turks sued for peace in October 1918.

View this object

Indian cavalry march through Damascus, 1918

View this object

Sword carried by Allenby into Aleppo in December 1918


Edmund Henry H. Allenby (1861-1936) – Brief Profile & History

Nicknamed &ldquothe Bull&rdquo for his massive size and his frequent out-bursts of anger, Edmund Allenby was the most accomplished and respected British general of World War I. He planned and executed the offensive that forced the surrender of Turkey and achieved the last large-scale victory by horse-mounted cavalry in the history of warfare.

Born to a relatively affluent East Anglican country family on April 23, 1861, Allenby graduated from the Royal Military College at Sandhurst in 1881. As a cavalry lieutenant in the Sixth Inniskilling Dragoons, Allenby joined his regiment in Africa, where he seFved for six years in Bechuanaland and Zululand. After a brief break back in England to attend the Staff College at Camberley, Allenby returned to South Africa in time to participate in the Boef War (1899-1902). At war&rsquos end, Allenby, promoted to colonel, assumed command of the Fifth Lancers in Great Britain.

Allenby&rsquos competence as a commander and trainer led to a series of positions of increasingly greater responsibility. By 1910 he was a major general and inspector general of cavalry.

As the senior cavalry officer on active duty in the British army at the outbreak of World War I, Allenby deployed to France as the Expeditionary Force Cavalry Division commander in 1914. Horse cavalry soon proved to have no role in the machine-gun- dominated trench warfare, but while Allenby&rsquos talents as a leader of horsemen had become outdated, his ability to develop tactics and lead men in combat had not. In 1915 he distinguished himself as a corps commander in the Batde of Ypres and two years later commanded the Third Army in* the Batde of Arras.

In the summer of 1917, Allenby was presented the opportunity that would make his reputation as Britain&rsquos top general of the war. Several offensives by the British command in Palestine against the Turks had been unsuccessful, and on April 17, Allenby left his command in France to report to Egypt, with the order to &ldquotake Jerusalem before Christmas.&rdquo

Allenby immediately moved his headquarters and staff from their comfortable Cairo hotel rooms to tents near the front, gain¬ing the admiration of the enlisted men and junior officers. While flooding the communications system to London with requests for more troops and heavy guns, Allenby reorganized his army. Unlike the trenches of France, the sands of Palestine provided excellent terrain for cavalry, and Allenby increased his mobility by organizing native camel detachments and integrating them with his horse¬men to form the Desert Mounted Corps.

In October, Allenby began his offensive. Leaving three divisions to feign an attack at Gaza, he committed his infantry to an assault against surprised Turkish defenses at Beersheba. Once the infantry breached the defenses, he sent his horse and camel cav¬alry through the opening to capture the city&rsquos water supply.

Allenby did not slow his offensive after the capture of Beer-sheba. Instead, he committed his horse-and-camel cavalry in the pursuit of the withdrawing Turks to prevent their establishing extensive defenses. Although often short of supplies, Allenby&rsquos troops quickly pushed the Turks out of Gaza and on December 9, 1917, nearly three weeks ahead of schedule, occupied Jerusalem.

Developments in Europe forced Allenby to transfer many of his infantry forces to France for the campaigns of 1918 and to halt his offensive for nine months in the ancient city while raw re¬placements arrived from Great Britain. By the time he was pre¬pared to resume fighting, the Turks had established an in-depth defensive line composed of forty thousand men and 350 artillery pieces, reaching from the shores of the Mediterranean inland to the Jordan River valley north of Jaffa.

Allenby employed elaborate deceptive measures of huge dummy tent camps and horse units along his western flank. When he felt he had convinced the Turks his attack would focus there, he began a devastating artillery barrage at the opposite end of the line on September 19, 1918. Once his infantry breached the enemy front, Allenby ordered his Desert Mounted Corps forward, with the support of artillery and Royal Air Force bombers.

On the twentieth, Allenby&rsquos cavalry entered Megiddo and then turned east to cut off large portions of the retreating Turk¬ish army. Allenby continued his pursuit and occupied Damascus on October 1 and Aleppo on October 25, 1918, forcing the Turks to sue for peace. An armistice, signed on October 30, ended Turkey&rsquos participation in the war. In thirty-eight days of nearly constant combat, Allenby&rsquos forces advanced 360 miles and captured or killed more than eighty thousand Turks and their German and Austrian allies his loss was 853 killed and 4,480 wounded.

Allenby&rsquos reward included promotion to field marshal and later viscount. From the end of the war until his retirement in 1925, Allenby served as high commissioner in Egypt. He then re¬turned to England to spend his last days in pursuit of his hobbies of ornithology and botany and to briefly serve as the lord rector of the University of Edinburgh. He died at age seventy-five on May 14, 1936, and was buried in Westminster Abbey.

When he captured Jerusalem, Allenby modesdy insisted on walking into the city rather than riding on horseback or in a staff car. Most often, however, Allenby &ldquothe Bull&rdquo bullied his officers and intimidated his men. Although not particularly well liked, Allenby had the respect of all. While he easily gains his place on this list as the leading British general of World War I, Allenby is also well de-serving of a place in history as the last commander to achieve a major victory through the classic use of massed horse cavalry.


100 years later, Allenby returns to Jerusalem

Renee Ghert-Zand is a reporter and feature writer for The Times of Israel.

Viscount Henry J. H. Allenby of Megiddo and Felixstowe and John Benson are not typical Jerusalem tourists.

The great-great nephew of Field Marshal Edmund Allenby and the great-grandson of Major General John Shea, respectively, Allenby and Benson are currently in Israel to commemorate the 100th anniversary of the capture of the Holy City from the Ottoman Turks by British forces led by their military leader ancestors.

Benson and Lord Allenby, along with Lord Allenby’s mother Sara Viscountess Allenby, are in the capital at the invitation of The Tower of David Museum, which on Monday will stage a public reenactment of General Allenby’s proclamation delivered from the front of the ancient citadel inside the Old City’s Jaffa Gate on December 11, 1917.

The special guests received a preview on Sunday of the museum’s new exhibition, “A General and A Gentleman: Allenby at the Gates of Jerusalem,” which officially opens on Monday. The exhibition focuses on the events of three pivotal days in December 1917, from the the moment the Ottomans surrendered to Britain’s Egyptian Expeditionary Force on December 9 to Allenby’s proclamation of martial law on December 11.

The proclamation, issued in seven languages (English, French, Italian, Hebrew, Arabic, Russian, and Greek), promised protection for the holy places and assured freedom of religious practice for all the city’s inhabitants:

However, lest any of you should be alarmed by reason of your experiences at the hands of the enemy who has retired, I hereby inform you that it is my desire that every person should pursue his lawful business without fear of interruption…Therefore do I make known to you that every sacred building, monument, holy spot, shrine, traditional site, endowment, pious bequest of customary place of prayer, of whatsoever form of the three religions, will be maintained and protected according to the existing customs and beliefs of those to whose faiths they are sacred.

Constituting the first official, quasi-governmental use of Hebrew in Palestine, Allenby’s proclamation was welcomed by all of Jerusalem’s communities, which had suffered great hardship under Ottoman rule.

The British conquest, coming as it did in December and a month after the Balfour Declaration, was interpreted by the Jews as a Hanukkah miracle and the beginning of the fulfillment of revived Jewish sovereignty. The Christian world regarded it as a Christmas gift, the return of Christian rule to Jerusalem for the first time since the fall of the Crusader Kingdom.

“The populace was apparently glad to see us,” wrote General Allenby to his mother in a letter dated December 7, 1917.

The exhibition showcases rare artifacts, returning them to exactly where they were a century ago. Curator Dr. Nirit Shalev-Khalifa and her team tracked down some items locally, such as a remnant of the white flag of surrender improvised from torn bedsheets in The Tower of David’s own collection.

Others, like the keys to the city of Jerusalem and its post office handed over by the Turkish governor to the British, and a sword and walking stick gifted to 60th Division commander General Shea by grateful residents, are on loan from London’s Imperial War Museum and other institutions and collectors in the UK and New Zealand.

Lady Allenby, widow of Michael Jaffray Hynman Allenby, 3rd Viscount Allenby, was an honorary member of the curatorial team. She sourced and loaned several items to the show.

“Not long ago, I finally got around to cleaning the loft in our home, and I found a trunk. I almost threw it away. Fortunately I opened it first and discovered letters written by the 1st Viscount Allenby to his wife and mother,” she said.

She also found a commemorative sash presented to General Allenby by a grateful Ashkenazi Jewish community of Jerusalem in a ceremony held in May 1918.

Wearing an engraved gold Jerusalem Cross on a chain originally given by General Allenby to his wife and passed down through the generations to each Lady Allenby, the viscountess admitted to having mixed emotions about travelling to Jerusalem to mark the centennial.

“I wanted to come to represent my late husband, whom I accompanied to Israel when he came for the 75th anniversary. I am delighted my son has come with me this time,” said Lady Allenby.

This is Lord Allenby’s first visit to Israel. The owner of a woodlands and hedgerows management company, Allenby, 49, has a new found interest in his great-great uncle’s experiences in Palestine during World War I.

“To understand about Field Marshall Allenby you had to go to a museum. There were no movies made about him, as there were about Lawrence of Arabia,” he said.

According to Allenby, the British public has a strong awareness of the Great War battles on the Western Front in France and Belgium, but little knowledge of other campaigns fought by British forces.

“I’m so glad I got to come here to absorb it all. There is a lot of passion here and it comes in a crescendo for me,” Allenby said.

“I hope to develop a rapport and understanding. There’s a lot to learn,” he said.

Benson, 56, said he had always known about his great-grandfather Shea, nicknamed “Jimmy of Jerusalem,” and his family history.

“But it’s not part of our everyday life,” said Benson, managing director of a digital medial company.

Visiting Israel for the first time has proven more emotional than Benson expected.

“I’m very impressed and daunted by the history of Jerusalem, I’m proud of the role my ancestor played in it,” Benson said.

The proximity of the centennial to President Donald Trump’s recent announcement of the United State’s recognition of Jerusalem as Israel’s capital, as well as ensuing violent reaction by some Palestinians, could not be ignored.

But these visitors to Jerusalem are focused on the past, not the present.

“We are here to honor our families, who were military men. It’s all about the 100th anniversary, and not what is happening now,” Lord Allenby said.

¿Confía en The Times of Israel para obtener noticias precisas y profundas sobre Israel y el mundo judío? Si es así, únete Comunidad de The Times of Israel. Por tan solo $ 6 / mes, podrá:

  • Apoyo nuestro periodismo independiente
  • Disfrutar una experiencia sin publicidad en el sitio de ToI, aplicaciones y correos electrónicos y
  • Acceder a contenido exclusivo compartido solo con la comunidad ToI, como nuestra serie de recorridos virtuales Israel Unlocked y cartas semanales del editor fundador David Horovitz.

Estamos muy contentos de que hayas leído Artículos de X Times of Israel en el último mes.

Es por eso que venimos a trabajar todos los días, para brindar a lectores exigentes como usted una cobertura de lectura obligada sobre Israel y el mundo judío.

Entonces ahora tenemos una solicitud. A diferencia de otros medios de comunicación, no hemos instalado un muro de pago. Pero como el periodismo que hacemos es costoso, invitamos a los lectores para quienes The Times of Israel se ha vuelto importante a ayudar a apoyar nuestro trabajo uniéndose a Comunidad de The Times of Israel.

Por tan solo $ 6 al mes, puede ayudar a respaldar nuestro periodismo de calidad mientras disfruta de The Times of Israel. LIBRE DE ANUNCIOS, además de acceder a contenido exclusivo disponible solo para los miembros de la comunidad Times of Israel.


1917-48: British Mandate

“It was for the British that Jerusalem was so important — they are the ones who established Jerusalem as a capital,” said Prof. Yehoshua Ben-Arieh, a historical geographer at Hebrew University. “Before, it was not anyone’s capital since the times of the First and Second Temples.”

The three decades of British rule that followed Allenby’s march on Jerusalem saw an influx of Jewish settlers drawn by the Zionist vision of a Jewish homeland, while the local Arab population adjusted to the reality of the collapse of the Ottoman Empire, which had ruled the city since 1517.

“Paradoxically, Zionism recoiled from Jerusalem, particularly the Old City,” said Amnon Ramon, senior researcher at the Jerusalem Institute for Policy Research. “First because Jerusalem was regarded as a symbol of the diaspora, and second because the holy sites to Christianity and Islam were seen as complications that would not enable the creation of a Jewish state with Jerusalem as its capital.”

Many early Zionists were secular European socialists, motivated more by concerns about nationalism, self-determination and escape from persecution than by religious visions.

“Jerusalem was something of a backwater, a regression to a conservative culture that they were trying to move away from,” according to Michael Dumper, professor in Middle East politics at the University of Exeter in England. “Tel Aviv was the bright new city on a hill, the encapsulation of modernity.”

For Arabs, he said: “There was still something of the shock at not being in the Ottoman Empire. There was a reordering of their society. The local Palestinian aristocracy, the big families of Jerusalem, emerged as leaders of the Palestinian national movement, which was suddenly being confronted by Jewish migration.”

Opposition to that migration fueled several deadly riots by Palestinians, while Jews chafed at British rule and at immigration restrictions imposed in 1939 — restrictions that blocked many Jews fleeing the Holocaust from entering. After the war, in 1947, the United Nations approved a partition plan that provided for two states — one Jewish, one Arab — with Jerusalem governed by a “special international regime” owing to its unique status.



Comentarios:

  1. Burghere

    Lo siento, resolví el problema

  2. Mezirg

    Está usted equivocado. Estoy seguro. Escríbeme en PM, te habla.

  3. Nahele

    Tal respuesta ha sido buscada durante mucho tiempo.

  4. Vugore

    Leí, como suscribirme a un blog. Pregunta: ¿Cómo?

  5. Xylon

    Felicito, la excelente respuesta.



Escribe un mensaje