Información

Las tomografías computarizadas revelan la ejecución ceremonial del faraón "Seqenenre the Brave"


Un profesor de radiología de la Universidad de El Cairo ha descubierto nuevos y fascinantes detalles sobre la muerte del famoso faraón egipcio Seqenenre-Taa-II (o Seqenenre the Brave), que gobernó la región sur de un Egipto dividido en el siglo XVI a. C.

Utilizando una técnica innovadora conocida como paleoradiología, el Dr. Sahar Saleem implementó la tecnología de tomografía computarizada (TC) para realizar un escaneo profundo y detallado de los restos momificados de Seqenenre, que habían sido excavados en una necrópolis en la antigua ciudad de Tebas en 1881. Los hallazgos acaban de ser publicados en Fronteras en Medicina revista.

Violencia extrema en la ejecución ritual

Por exámenes visuales pasados, ya se sabía que Seqenenre había sufrido severos golpes en la cabeza que casi seguramente le habían causado la muerte. El examen de la Dra. Saleem confirmó esta hipótesis, pero su tomografía computarizada también reveló la presencia de múltiples lesiones en el área de la cabeza que habían sido hábilmente cubiertas durante la sesión de embalsamamiento que había preservado el cuerpo del faraón asesinado.

Un análisis más detenido de las imágenes de TC demostró que el faraón había sido atacado por cinco atacantes que portaban cinco armas distintas, todas con golpes desde diferentes ángulos. Basado en la posición bloqueada de los huesos de sus dedos, el Dr. Saleem también pudo determinar que las manos del faraón estaban atadas a la espalda en el momento de su ejecución, lo que significa que no estaba en posición de ofrecer ningún tipo de defensa o resistencia en el rostro de su horrible destino.

Radiografía del torso del faraón Seqenenre. (Sahar Saleem / Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto )

Cómo Seqenenre The Brave se ganó su nombre

Anteriormente, había dos teorías en competencia sobre cómo Seqenenre the Brave encontró su desaparición. Uno afirmó que la presencia de sus heridas en la cabeza demostraba que había sido tomado como prisionero de guerra y ejecutado por las fuerzas enemigas de los hicsos, que controlaban la mayor parte de un Egipto dividido mientras Seqenenre gobernaba desde Tebas.

  • Investigadores revelan la verdadera historia de la dinastía Hyksos en el Antiguo Egipto
  • Guerras del Antiguo Egipto: Navegando por los milenios de derramamiento de sangre
  • Excavación descubre una antigua ciudad egipcia en el norte de Egipto

Una segunda teoría cuestionó esa noción, alegando que era más probable que Seqenenre hubiera sido asesinado mientras dormía, asesinado por conspiradores que perpetraban algún tipo de intriga palaciega. Los defensores de esta teoría descartaron la historia del presunto asesinato de Seqenenre a manos de los hicsos como apócrifa, como algo que es mejor limitarse al reino del mito o la leyenda.

Pero el análisis del Dr. Saleem sin duda refuta la última hipótesis.

"Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la línea del frente con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto", dijo el Dr. Saleem, quien fue coautor (con el Dr. Zahi Hawass) de un artículo sobre su investigación que apareció recientemente en Fronteras de la Medicina . "En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas. La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial".

El Dr. Saleem es pionero en el campo de la paleorradiología. Junto con su compañera de investigación, la ex directora del Departamento de Antigüedades de Egipto, la Dra. Hawass, ha utilizado técnicas de tomografía computarizada para estudiar los restos momificados de muchos faraones y guerreros de renombre del Nuevo Reino, incluidos Tutankamón, Ramsés II, Ramsés III, Hatshepsut. y Thutmosis III.

A pesar de la exaltada reputación de que disfrutan muchas de estas personas, el Dr. Saleem ha confirmado que Seqenenre-Taa-II es la única de estas figuras que murió en el campo de batalla o mientras estaba recluida como prisionero de guerra.

Parecería que Seqenenre se ganó el título de “Seqenenre el valiente”, y que esto no fue una afectación vacía asumida por un hombre demasiado orgulloso o vanaglorioso.

Una tomografía computarizada de la cara de Seqenenre muestra heridas en la cabeza. ( Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto )

La rebelión del hipopótamo y la reunificación egipcia

Según la leyenda, Seqenenre murió tras una batalla con las fuerzas de los hicsos, una dinastía palestina que invadió y ocupó la mayor parte de Egipto en el 17. th Siglo aC.

Según cuenta la historia, el rey de los hicsos, Apophis, provocó una escaramuza con Seqenenre al ordenar la matanza de varios hipopótamos ruidosos, que casualmente residían en el territorio de este último gobernante. Parece que estos animales belicosos mantenían al rey de Hykosian despierto por la noche con su persistente bramido.

Naturalmente, Seqenenre el Valiente fue desafiante en apoyo de su hipopótamo, y cuando las fuerzas de Apophis cruzaron la frontera para golpear a los molestos hipopótamos, la batalla comenzó. Al ver una posible oportunidad para expulsar a los usurpadores y volver a unificar el país de una vez por todas, Seqenenre utilizó esta batalla inicial como punto de partida para un asalto total contra las fuerzas de los hicsos, con la esperanza de que pudieran ser derrotados de forma permanente.

Como demuestra su posterior captura y ejecución, la ambiciosa campaña de Seqenenre fracasó y los hicsos pudieron mantener su control sobre grandes extensiones de territorio egipcio.

Pero los esfuerzos del infortunado faraón no fueron en vano. Según se informa, inspirados por el sacrificio personal de su padre y la intrépida búsqueda para reunificar su nación, la viuda de Seqenenre, Ahhotep y sus hijos Kamose (que lamentablemente murieron en la batalla) y Ahmose reunieron sus fuerzas y, con un esfuerzo heroico, finalmente derrotaron a los invasores hicsosianos en 1550 a. C., enviándolos. en retirada permanente.

Ahmose, el orgulloso hijo, finalmente se convirtió en Ahmose I, el primer faraón de la Dinastía XVIII y el fundador oficial del Reino Nuevo, que elevaría un Egipto unificado a la altura de su prosperidad y poder durante los siguientes cinco siglos.

Pintura de una tumba con la reina deificada Ahmose-Nefertari, esposa de Ahmose I, el primer faraón de la Dinastía XVIII (y el período del Imperio Nuevo), y el hijo de Seqenenre el Valiente. (Vasil / CC0)

Cuando una leyenda se convierte en historia

Debido a la extrema lejanía de estos supuestos eventos, es imposible verificar su precisión con una certeza cercana al 100 por ciento.

Pero la evidencia revelada por los exámenes por tomografía computarizada de la momia de Seqenenre the Brave sugiere fuertemente que algo muy parecido a lo que se dice que sucedió realmente sucedió.

La Dra. Saleem parece no tener dudas sobre lo que significan sus descubrimientos.

"La momia de Seqenenre nos ayudó a comprender mejor las circunstancias de su muerte violenta", afirmó en su Fronteras en Medicina artículo. "Su muerte motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino".

Una vez que la noticia de sus hallazgos circule entre aquellos que conocen las leyendas del antiguo Egipto y están decididos a proteger su santidad, el estatus de Seqenenre como mártir solo mejorará.


Las tomografías computarizadas sugieren que el faraón egipcio fue brutalmente ejecutado en el campo de batalla

Los investigadores saben desde hace mucho tiempo que el faraón egipcio Seqenenre-Taa-II sufrió una muerte espantosa en algún momento del siglo XVI a.C. Pero los eventos que rodearon los momentos finales del antiguo rey están sujetos a debate, con algunos eruditos postulando que fue asesinado mientras dormía como resultado de una conspiración palaciega y otros sugiriendo que murió en el campo de batalla.

Un nuevo estudio publicado en la revista Fronteras en Medicina se basa en imágenes de tomografía computarizada (TC), así como en imágenes de rayos X tomadas en la década de 1960, para delinear las circunstancias probables que llevaron a la muerte violenta de Seqenenre.

Como informa Stephanie Pappas para Ciencia viva, Las tomografías computarizadas de la momia del faraón # 8217 revelaron una serie de lesiones en la cabeza potencialmente fatales, que incluían un corte de 2,75 pulgadas en la frente, una herida profunda de puñalada en la base del cráneo y un corte de 1,25 pulgadas por encima del ojo derecho. Dada la ausencia de lesiones defensivas, los investigadores concluyen que los combatientes de la dinastía rival Hyksos capturaron y ataron al gobernante antes de ejecutarlo brutalmente en el campo de batalla.

& # 8220 Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la primera línea con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto & # 8221, dice el autor principal Sahar Saleem, radiólogo de la Universidad de El Cairo, en un comunicado.

Antes de su ejecución, los captores de Seqenenre probablemente le ataron las manos a la espalda, dejando al rey indefenso. La posición todavía apretada de sus manos y muñecas es indicativa de & # 8220cadaveric espasmo, & # 8221 una condición que & # 8220 afecta las & # 8230 extremidades de individuos que fueron sometidos a muertes violentas y cuyos sistemas nerviosos fueron perturbados en el momento de muerte, & # 8221 según el estudio.

Una vista de cerca de la cabeza momificada del faraón (dominio público a través de Wikimedia Commons)

Una vez que las manos del faraón estuvieron atadas, varios enemigos lo atacaron, infligiéndole golpes con armas como dagas, hachas de batalla de doble filo y lanzas. Por Gizmodo& # 8217s George Dvorsky, cualquiera de las lesiones graves en la cabeza y la cara podría haber sido fatal, provocando shock, pérdida de sangre y trauma intracraneal. Juntos, escriben Saleem y el coautor Zahi Hawass, fueron & # 8220 casi con certeza fatales & # 8221.

Basándose en la posición de la fractura en la frente de Seqenenre, los investigadores sugieren que el atacante responsable de la lesión estaba en una posición elevada, por ejemplo, montando a caballo. Alternativamente, el rey puede haber estado sentado o arrodillado. El agresor probablemente usó un & # 8220 objeto afilado y pesado como una espada o un hacha & # 8221 para dar el golpe mortal, según el estudio.

& # 8220 En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas, & # 8221, dice Saleem en el comunicado. & # 8220Seqenenre & # 8217s la muerte fue más bien una ejecución ceremonial. & # 8221

Según el London Veces& # 8217 Tom Whipple, exámenes anteriores del faraón & # 8217s momia & # 8212 descubiertos por investigadores modernos en 1881 & # 8212 habían registrado la mayoría de estas lesiones. Pero el nuevo estudio ofrece información adicional, incluida la & # 8220 pieza clave de información & # 8221 representada por las manos & # 8217, espasmo cadavérico y heridas faciales previamente desconocidas ocultas por embalsamadores. Las exploraciones también mostraron que el gobernante tenía alrededor de 40 años en el momento de su muerte.

La declaración señala que las personas encargadas de preparar el cuerpo destrozado de Seqenenre para el entierro intentaron ocultar sus heridas en la cabeza debajo de una capa de material que actuaba de manera similar a los rellenos en la cirugía plástica moderna. Aunque los investigadores habían atribuido previamente el mal estado de conservación de la momia a sus embalsamadores y la falta de suministros adecuados, la sofisticación evidente en estos esfuerzos de embellecimiento contradice esa línea de pensamiento. Como Gizmodo explica, es más probable que los embalsamadores de Seqenenre solo comenzaran el proceso de momificación después de que comenzó a descomponerse, una explicación razonable dadas las dificultades asociadas con la recuperación de restos del campo de batalla.

El coautor del estudio, Sahar Saleem, coloca la momia en un escáner de tomografía computarizada. (Cortesía de Sahar Saleem)

Seqenenre gobernó el sur de Egipto durante la ocupación de los hicsos de los territorios del norte de Egipto (aproximadamente de 1638 a 1530 a. C.). Originalmente inmigrantes del Levante, los hicsos permitían que los faraones presidieran el sur de Egipto siempre que pagaran tributo a los gobernantes hicsos.

Las fuentes antiguas hablan de las crecientes tensiones entre el rey Hyksos Apophis y Seqenenre durante el siglo XVI a. C. Según los informes, Apophis envió al faraón una nota incendiaria quejándose de que unos hipopótamos ruidosos en una piscina en Tebas estaban perturbando su sueño y exigiendo que la piscina sagrada fuera destruida.

Dado el hecho de que Apophis vivía a 400 millas de Tebas, en la capital hicsos de Avaris, Seqenenre vio su decreto como un & # 8220 insulto grave & # 8221, según Ciencia viva. Los arqueólogos no están seguros de lo que sucedió a continuación, pero un relato indica que Seqenenre reunió a sus consejeros después del incidente, lo que dio inicio a la sangrienta guerra que finalmente condujo a su muerte.

El sacrificio del faraón no fue del todo en vano. Como escribió Kristin Baird Rattini para National Geographic En 2019, el hijo de Seqenenre, Ahmose I, encabezó un levantamiento que expulsó a los hicsos, reunió el Alto y el Bajo Egipto y marcó el comienzo de una era próspera conocida como el Nuevo Reino.

La muerte de & # 8220Seqenenre & # 8217 motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino & # 8221, dice Saleem en el comunicado.


¿Faraón egipcio ejecutado? Los arqueólogos revelan nuevos detalles del antiguo rey y la muerte de # 8217

EL CAIRO, Egipto & # 8212 Desde el rey Tut hasta Cleopatra, muchas personas todavía tratan a los faraones egipcios como estrellas de rock reales 3.000 años después de su muerte. Es posible que un nuevo estudio haya desvelado el misterio que rodea a la impactante muerte de un gobernante. Un investigador de la Universidad de El Cairo dice que el faraón Seqenenre-Taa-II probablemente murió en una ejecución ceremonial a manos de varios atacantes.

Es un final sorprendente para una figura tan venerada en la cultura egipcia antigua, pero el estudio encuentra una buena razón para ello. Los investigadores dicen que Seqenenre-Taa-II, los Valientes, gobernó brevemente el sur de Egipto durante un período en el que el país estaba bajo el dominio de una dinastía extranjera. Los hicsos ocuparon Egipto durante el siglo XVI a.C.

Los eruditos han debatido cómo murió el antiguo rey desde que descubrió sus restos momificados en la década de 1880. A través de radiografías tomadas en la década de 1960, los historiadores descubrieron varias heridas en la cabeza, pero ninguna otra herida grave en el cuerpo. Esto ha llevado a muchos a asumir que Seqenenre-Taa-II murió de una de dos maneras. La primera es que los hicsos mataron al gobernante. El segundo es que Seqenenre-Taa-II fue asesinado mientras dormía durante una conspiración palaciega.

Ahora, utilizando la ciencia médica moderna, el Dr. Sahar Saleem está revelando una explicación más detallada de las heridas fatales del rey. Saleem sugiere que el faraón murió cerca del campo de batalla entre los antiguos egipcios y los hicsos. Después de ser capturado y ejecutado ceremonialmente, el gobernante fue momificado hábilmente para ocultar sus heridas.

Las pistas antiguas pueden refutar la vieja teoría sobre el faraón y la desaparición del # 8217

Hasta ahora, los arqueólogos asumieron que el embalsamamiento de Seqenenre-Taa-II & # 8217s fue un evento organizado rápidamente que no tuvo lugar en el taller de momificación real. Esto se debe a las malas condiciones en las que se encontraron los restos del rey hace años.

La imagen de la cabeza y la parte superior del torso de la momia Seqenenre-Taa-II muestra graves lesiones craneofaciales múltiples. (Crédito: Sahar Saleem)

A pesar de esto, las nuevas tomografías computarizadas (TC) encuentran que el antiguo líder en realidad tuvo un embalsamamiento complejo y experto después de la muerte. Según los escaneos, los embalsamadores utilizaron una técnica sofisticada que ocultaba las heridas del rey bajo una capa de material de embalsamamiento. Esto cumplió la misma función que los rellenos en las cirugías plásticas actuales. Los investigadores dicen que tal procedimiento solo podría haberse llevado a cabo en un laboratorio de momificación profesional de esa época. El rey también tenía alrededor de 40 años en el momento de su muerte, según las nuevas pruebas.

En cuanto a las heridas de Seqenenre, las exploraciones revelan que el rey probablemente tenía las manos atadas a la espalda en el momento de su muerte. Las imágenes de los brazos del faraón muestran que probablemente se dislocaron después de ser ejecutados. Los autores del estudio también encuentran que las heridas en la cabeza provienen de cinco armas hicsos diferentes.

"Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la línea del frente con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto", dice el Dr. Saleem en un comunicado de prensa. “En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas. La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial ".

¿Su muerte provocó una revolución?

A pesar de no poder retomar el antiguo Egipto, los investigadores dicen que la muerte de Seqenenre & # 8217 puede haber desencadenado los eventos que unificaron Egipto alrededor de 1550 a. C.

A diferencia de reyes famosos como Hatshepsut, Tutankhamon, Ramsés III, Thutmosis III y Ramsés II, los nuevos hallazgos apuntan a que Seqenenre-Taa-II fue el único que luchó con sus tropas en la antigüedad.

“La muerte de Seqenenre motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino”, concluye el investigador.


Las tomografías computarizadas revelan que el faraón Seqenenre-Taa-II fue ejecutado por varios atacantes

La tecnología médica moderna está ayudando a los académicos a contar una historia más matizada sobre el destino de un antiguo rey cuya muerte violenta condujo indirectamente a la reunificación de Egipto en el siglo XVI a. C.

El faraón Seqenenre-Taa-II, el Valiente, gobernó brevemente el sur de Egipto durante la ocupación del país por los hicsos, una dinastía extranjera que mantuvo el poder en todo el reino durante aproximadamente un siglo (c. 1650-1550 a. C.). En su intento de expulsar a los Hyskos, Seqenenre-Taa-II fue asesinado. Los eruditos han debatido la naturaleza exacta de la muerte del faraón desde que su momia fue descubierta y estudiada por primera vez en la década de 1880.

Estos y los exámenes posteriores, incluido un estudio de rayos X en la década de 1960, señalaron que el rey muerto había sufrido varias lesiones graves en la cabeza, pero ninguna otra herida en el cuerpo. La teoría predominante, basada en la evidencia, era que el rey había sido capturado en batalla y luego ejecutado, posiblemente por el propio rey hicsos. Otros han sugerido que fue asesinado mientras dormía por una conspiración palaciega.

Además, el mal estado de la momia sugería que el embalsamamiento se había realizado apresuradamente, lejos del taller de momificación real.

Pero la tomografía computarizada (TC) de los restos momificados de Seqenenre revelaron nuevos detalles sobre sus lesiones en la cabeza, incluidas lesiones previamente no detectadas que los embalsamadores habían ocultado hábilmente.

Los autores del nuevo artículo ofrecen una interpretación novedosa de los eventos antes y después de la muerte del rey basada en las imágenes de rayos X procesadas por computadora: Seqenenre efectivamente había sido capturado en el campo de batalla, pero sus manos estaban atadas a la espalda, evitando él de defenderse contra el ataque.

"Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la primera línea con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto", dijo el autor principal, el Dr. Sahar Saleem, profesor de radiología en la Universidad de El Cairo que se especializa en paleoradiología. Esta técnica de investigación emplea tecnologías de imágenes médicas para estudiar de forma no invasiva una sección transversal de restos arqueológicos, incluidos los cuerpos. Puede ayudar a determinar la edad al momento de la muerte, el sexo e incluso cómo murió la persona.

Por ejemplo, las tomografías computarizadas, combinadas con otras pruebas, sugieren que la ejecución fue realizada por múltiples atacantes, lo que los científicos confirmaron al estudiar cinco armas hicsos diferentes que coincidían con las heridas del rey.

“En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas”, explicó Saleem. "La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial".

El estudio de TC también determinó que Seqenenre tenía unos 40 años cuando murió, según la morfología detallada revelada en las imágenes, lo que proporciona la estimación más precisa hasta la fecha.

Saleem y el coautor Zahi Hawass, arqueólogo y exministro egipcio de antigüedades, han sido pioneros en el uso de tomografías computarizadas para estudiar a los faraones y guerreros del Imperio Nuevo, incluidos nombres conocidos como Hatshepsut, Tutankamón, Ramsés III, Tutmosis III y Ramsés II. Sin embargo, Seqenenre, según la evidencia disponible, parece ser el único entre este ilustre grupo que ha estado en la primera línea del campo de batalla.

Además, el estudio de TC reveló detalles importantes sobre la momificación del cuerpo de Seqenenre. Por ejemplo, los embalsamadores utilizaron un método sofisticado para ocultar las heridas de la cabeza del rey bajo una capa de material de embalsamamiento que funcionaba de manera similar a los rellenos utilizados en la cirugía plástica moderna. Esto implicaría que la momificación tuvo lugar en un laboratorio de momificación real y no en un lugar mal equipado, como se interpretó anteriormente.

Saleem dijo que el estudio de la tomografía computarizada proporciona nuevos detalles importantes sobre un punto fundamental en la larga historia de Egipto. "La muerte de Seqenenre motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino", dijo.

Imagen de encabezado - Cabeza momificada de Seqenenre que representa sus heridas - Crédito de la imagen: Dominio público


Las tomografías computarizadas de una momia egipcia revelan nuevos detalles sobre la muerte de un faraón fundamental

El Dr. Sahar Saleem colocando la momia en el escáner CT. Crédito: Sahar Saleem

La tecnología médica moderna está ayudando a los académicos a contar una historia más matizada sobre el destino de un antiguo rey cuya muerte violenta condujo indirectamente a la reunificación de Egipto en el siglo XVI a. C. La investigación fue publicada en Fronteras en Medicina.

El faraón Seqenenre-Taa-II, el Valiente, gobernó brevemente el sur de Egipto durante la ocupación del país por los hicsos, una dinastía extranjera que mantuvo el poder en todo el reino durante aproximadamente un siglo (c. 1650-1550 a. C.). En su intento de expulsar a los Hyskos, Seqenenre-Taa-II fue asesinado. Los eruditos han debatido la naturaleza exacta de la muerte del faraón desde que su momia fue descubierta y estudiada por primera vez en la década de 1880.

Estos y los exámenes posteriores, incluido un estudio de rayos X en la década de 1960, señalaron que el rey muerto había sufrido varias lesiones graves en la cabeza, pero ninguna otra herida en el cuerpo. La teoría predominante, basada en la evidencia, era que el rey había sido capturado en batalla y luego ejecutado, posiblemente por el propio rey hicsos. Otros han sugerido que fue asesinado mientras dormía por una conspiración palaciega.

Además, el mal estado de la momia sugería que el embalsamamiento se había realizado apresuradamente, lejos del taller de momificación real.

Pero la tomografía computarizada (TC) de los restos momificados de Seqenenre revelaron nuevos detalles sobre sus lesiones en la cabeza, incluidas lesiones previamente no detectadas que los embalsamadores habían ocultado hábilmente.

Radiografía del torso del faraón Seqenenre-Taa-II. Crédito: Sahar Saleem

Los autores del nuevo artículo ofrecen una interpretación novedosa de los eventos antes y después de la muerte del rey basada en las imágenes de rayos X procesadas por computadora: Seqenenre efectivamente había sido capturado en el campo de batalla, pero sus manos estaban atadas a la espalda, evitando él de defenderse contra el ataque.

"Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la primera línea con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto", dijo el autor principal, el Dr. Sahar Saleem, profesor de radiología en la Universidad de El Cairo que se especializa en paleoradiología. Esta técnica de investigación emplea tecnologías de imágenes médicas para estudiar de forma no invasiva una sección transversal de restos arqueológicos, incluidos los cuerpos. Puede ayudar a determinar la edad al momento de la muerte, el sexo e incluso cómo murió la persona.

Por ejemplo, las tomografías computarizadas, combinadas con otras pruebas, sugieren que la ejecución había sido realizada por varios atacantes, lo que los científicos confirmaron al estudiar cinco armas hicsos diferentes que coincidían con las heridas del rey.

"En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas", explicó Saleem. "La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial".

Imagen de realidad virtual 3D del cráneo del faraón. Crédito: Sahar Saleem

El estudio de TC también determinó que Seqenenre tenía unos 40 años cuando murió, según la morfología detallada revelada en las imágenes, lo que proporciona la estimación más precisa hasta la fecha.

Saleem y el coautor Zahi Hawass, arqueólogo y exministro egipcio de antigüedades, han sido pioneros en el uso de tomografías computarizadas para estudiar a los faraones y guerreros del Nuevo Reino, incluidos nombres conocidos como Hatshepsut, Tutankamón, Ramsés III, Tutmosis III y Ramsés II. Sin embargo, Seqenenre, según la evidencia disponible, parece ser el único entre este ilustre grupo que ha estado en la primera línea del campo de batalla.

Además, el estudio de TC reveló detalles importantes sobre la momificación del cuerpo de Seqenenre. Por ejemplo, los embalsamadores utilizaron un método sofisticado para ocultar las heridas de la cabeza del rey bajo una capa de material de embalsamamiento que funcionaba de manera similar a los rellenos utilizados en la cirugía plástica moderna. Esto implicaría que la momificación tuvo lugar en un laboratorio de momificación real y no en un lugar mal equipado, como se interpretó anteriormente.

Saleem dijo que el estudio de la tomografía computarizada proporciona nuevos detalles importantes sobre un punto fundamental en la larga historia de Egipto. "La muerte de Seqenenre motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino", dijo.


Las tomografías computarizadas revelan detalles de cómo murió un antiguo faraón egipcio

Los investigadores han realizado recientemente tomografías computarizadas en los restos momificados de un antiguo faraón egipcio llamado Seqenenre-Taa-II. El faraón gobernó el sur de Egipto cuando los hicsos ocuparon el país entre 1650 y 1550 a. C. Seqenenre-Taa-II fue asesinado mientras intentaba librar a su país del control extranjero.

Los restos momificados se descubrieron y estudiaron por primera vez en la década de 1880. Desde el descubrimiento de la momia, los estudiosos se han preguntado sobre la naturaleza exacta de la muerte de Seqenenre-Taa-II & # 8217. En la década de 1960, la momia fue examinada mediante rayos X que encontraron lesiones graves en la cabeza y ninguna otra herida en el cuerpo.

Existen dos teorías generales sobre cómo murió el faraón. Uno sugiere que fue capturado en batalla y ejecutado. Otro sugiere que fue asesinado mientras dormía. En estudios anteriores, algo notado fue el mal estado de la momia, lo que implica que el embalsamamiento se realizó rápidamente y fuera del taller de momificación real. Los científicos utilizaron recientemente tomografía computarizada, o tomografías computarizadas de los restos momificados, para revelar nuevos detalles sobre las lesiones.

Las tomografías computarizadas descubrieron algo interesante en forma de lesiones previamente no detectadas que los embalsamadores ocultaban. El nuevo documento ha descubierto que el faraón probablemente fue capturado en el campo de batalla y que le ataron las manos a la espalda para evitar que se defendiera del ataque. El equipo cree que la muerte de Seqenenre-Taa-II fue una ejecución ceremonial.

El antiguo faraón tenía unos 40 años cuando murió, según la morfología revelada en las nuevas imágenes de TC. Las imágenes de TC también revelaron que los embalsamadores utilizaron un método sofisticado para ocultar las heridas de la cabeza bajo capas de material de embalsamamiento que funcionaba como rellenos utilizados en cirugía plástica. Los investigadores creen que la momificación tuvo lugar en un laboratorio de momificación real en lugar de realizarse apresuradamente como sugirieron estudios anteriores.


Las tomografías computarizadas de una momia egipcia sugieren que el faraón 'valiente' fue ejecutado

16 de febrero (UPI) - El faraón Seqenenre-Taa-II, un antiguo gobernante tebano y uno de los últimos reyes de la XVII Dinastía de Egipto, fue ejecutado por una banda de atacantes, según un nuevo estudio.

El alcance total de las lesiones del rey fue revelado por una serie de tomografías computarizadas recientemente analizadas. La investigación, publicada el miércoles en la revista Frontiers in Medicine, sugiere que Seqenenre Taa se ganó su apodo de "el Valiente".

Seqenenre Taa gobernó gran parte del sur de Egipto a mediados del siglo XVI a. C., pero al igual que el resto de Egipto, Seqenenre-Taa se vio obligada a rendir tributo a la dinastía Hyksos, una potencia extranjera que controló Egipto entre 1650 y 1550 a. C.

Seqenenre Taa y sus fuerzas armadas participaron regularmente en escaramuzas con soldados hicsos. Sus intentos de socavar el gobierno de los hicsos en la región resultaron finalmente mortales.

El cuerpo momificado del faraón Seqenenre-Taa-II fue descubierto y estudiado en la década de 1880. Los expertos no pudieron ponerse de acuerdo sobre cómo exactamente Seqenenre Taa llegó a su fin.

Después de descubrir una serie de heridas en la cabeza, los investigadores concluyeron que Seqenenre Taa fue capturado en el campo de batalla y ejecutado, tal vez, por el rey hicsos.

Otros investigadores sugirieron que Seqenenre Taa fue en realidad víctima de disturbios internos y asesinado por conspiradores del palacio.

Ambas teorías postulaban que Seqenenre Taa fue toscamente momificado antes del entierro, el entierro apresurado necesario por la naturaleza políticamente complicada de la muerte del rey.

Para obtener una imagen más clara de la desaparición de Seqenenre Taa, los investigadores en Egipto volvieron a examinar el cuerpo momificado del rey mediante tomografía computarizada.

Las nuevas tomografías computarizadas mostraron que el faraón derribado sufrió una variedad de diferentes heridas en la cabeza. Las heridas, concluyeron los investigadores, fueron causadas por varias armas diferentes, lo que sugiere que el rey fue asesinado por varios atacantes.

Las tomografías computarizadas revelaron heridas en la cabeza no identificadas por el análisis original. Contrariamente a las sugerencias anteriores de un entierro apresurado, las imágenes mostraron que las lesiones no descubiertas anteriormente habían sido bien ocultas por los responsables de la momificación y el entierro de Seqenenre Taa.

Los investigadores también pudieron demostrar que las manos de Seqenenre Taa estaban atadas durante su ataque, una prueba más de que el rey fue realmente capturado en el campo de batalla y condujo a su ejecución.

"Esto sugiere que Seqenenre estaba realmente en la línea del frente con sus soldados arriesgando su vida para liberar a Egipto", dijo en un comunicado de prensa el autor principal, Sahar Saleem, profesor de radiología en la Universidad de El Cairo.

Saleem y sus socios de investigación pudieron hacer coincidir varias armas Hyksos diferentes con las formas de las heridas reveladas por las tomografías computarizadas.

"En una ejecución normal de un prisionero atado, se podría suponer que solo un asaltante ataca, posiblemente desde diferentes ángulos pero no con diferentes armas", dijo Saleem, quien se especializa en paleorradiología. "La muerte de Seqenenre fue más bien una ejecución ceremonial".

Si bien el final de Seqenenre fue violento, no fue en vano. El movimiento independentista encabezado por el rey tebano finalmente tuvo éxito.

"La muerte de Seqenenre motivó a sus sucesores a continuar la lucha para unificar Egipto y comenzar el Nuevo Reino", dijo Saleem.


Tecnología de escaneo de vanguardia

La paleoradiología es una forma de TC (tomografía computarizada) que proporciona imágenes de realidad virtual de realidad tridimensional para estudiar de forma no invasiva restos esqueléticos arqueológicos.

El método de investigación puede ayudar a determinar la edad al momento de la muerte, el sexo e incluso cómo murió la persona.

Seqenenre tenía unos 40 años cuando murió según la morfología detallada revelada en las imágenes, lo que proporciona la estimación más precisa hasta la fecha.

El profesor Saleem dijo: “Los hallazgos de la TC indican que Seqenenre murió a los cuarenta. Las manos deformadas de la momia sugieren que el rey probablemente fue encarcelado con las manos atadas.

"El ataque letal estaba dirigido a la cara del rey, probablemente en un intento de deshonrarlo".

Su cerebro no fue removido y se había desplazado hacia el lado izquierdo del cráneo, lo que sugiere que el cuerpo permaneció en su lado izquierdo durante algún tiempo.

El profesor Saleem y el coautor, el Dr. Zahi Hawass, exministro egipcio de antigüedades, han sido pioneros en el uso de tomografías computarizadas en los faraones del Imperio Nuevo.

Incluyen nombres bien conocidos como Tutankhamon, Ramsés III, Ramsés II y Hatshepsut.

Seqenenre parece ser el único entre este ilustre grupo que ha estado en la primera línea del campo de batalla.

The study also revealed important details about the mummification of his body. A sophisticated method hid the king’s wounds under a layer of embalming material.

It functioned similarly to the fillers used in modern plastic surgery. This would imply mummification took place in a real laboratory rather.

The poor condition of the mummy previously suggested it had been done hastily – away from the royal workshop.


New scans reveal how Egyptian pharaoh was brutally hacked to death on battlefield with swords, axes and spears

A recent CT scan of the mummy of ruler Seqenenre Tao uncovered deep facial wounds that embalmers may have tried to hide after his death.

Experts think it's possible the ruler was attacked by axe, sword and spear wielding enemies.

It appears he was surrounded by every angle because the mummy shows a stab wound to the bottom of the skull, cuts on the cheeks, nose and eye area and a sliced forehead.

Lead author of the recent study Sahar Saleem said: "This suggests that Seqenenre was really on the front line with his soldiers risking his life to liberate Egypt."

She added: "In a normal execution on a bound prisoner, it could be assumed that only one assailant strikes, possibly from different angles but not with different weapons.

"Seqenenre's death was rather a ceremonial execution."

The pharaoh is said to have ruled southern Egypt from around 1558 BC to 1555 BC.

His nickname was 'the Brave'.

At the time a group of people called the Hyksos ruled northern Egypt.

Ancient scripture states that when the Hyksos ruler, King Apophis, demanded a sacred hippo pool in southern Egypt be destroyed because the hippos made too much noise, Seqenenre Tao revolted against the ruler.

The Hyksos king tried to claim the hippos disturbed his sleep despite living 400 miles.

It's thought this dispute could have been just one factor in starting the war between the two groups.

The mummy of Seqenenre Tao was actually found in 1886 but experts have never been sure exactly how he died.

Several weapons were found around him including an axe and a dagger head.

Some suspected a battle death and others suspected murder in his own palace.

Archaeologists in the 19th century unwrapped the mummy and were met with an awful smell.

They thought this could have been due to a hasty embalming on account of the pharaoh's sudden death away from the royal embalming workshop.

The new non-invasive medical analysis of the mummy has helped to confirm the likelihood of a brutal death from several different weapons.

The researchers think the pharaoh could have had his arms bound together when he died as there is no sign of defence wounds.

Seqenenre Tao may have died in battle but the Hyksos were eventually ousted from Egypt around 1550 BC.

Salem said: "Seqenenre's death motivated his successors to continue the fight to unify Egypt and start the New Kingdom."

The full study has been was published in the Frontiers in Medicine journal.


CT scans of Egyptian mummy reveal new details about the death of a pivotal pharaoh

Modern medical technology is helping scholars tell a more nuanced story about the fate of an ancient king whose violent death indirectly led to the reunification of Egypt in the 16th century BC. The research was published in Frontiers in Medicine.

Pharaoh Seqenenre-Taa-II, the Brave, briefly ruled over Southern Egypt during the country’s occupation by the Hyksos, a foriegn dynasty that held power across the kingdom for about a century (c. 1650-1550 BCE). In his attempt to oust the Hyskos, Seqenenre-Taa-II was killed. Scholars have debated the exact nature of the pharaoh’s death since his mummy was first discovered and studied in the 1880s.

These and subsequent examinations—including an X-ray study in the 1960s—noted the dead king had suffered several severe head injuries but no other wounds to his body. The prevailing theory, based on the evidence, was that the king had been captured in battle and then executed afterward, possibly by the Hyksos king himself. Others have suggested he was murdered in his sleep by a palace conspiracy.

In addition, the poor condition of the mummy suggested the embalming had been done hastily, away from the royal mummification workshop.

But computed tomography (CT) scans of the mummified remains of Seqenenre revealed new details about his head injuries, including previously undetected lesions that embalmers had skillfully concealed.

The authors of the new paper offer a novel interpretation of the events before and after the king’s death based on the computer-processed X-ray images: Seqenenre had indeed been captured on the battlefield, but his hands had been tied behind his back, preventing him from defending against the attack.

“This suggests that Seqenenre was really on the front line with his soldiers risking his life to liberate Egypt,” said lead author Dr. Sahar Saleem, a professor of radiology at Cairo University who specialises in paleoradiology. This investigative technique employs medical imaging technologies to non-invasively study a cross section of archaeological remains, including bodies. It can help determine age at death, sex and even how the person died.

For example, the CT scans, combined with other evidence, suggest the execution had been carried out by multiple attackers, which the scientists confirmed by studying five different Hyksos weapons that matched the king’s wounds.

“In a normal execution on a bound prisoner, it could be assumed that only one assailant strikes, possibly from different angles but not with different weapons,” Saleem explained. “Seqenenre’s death was rather a ceremonial execution.”

The CT study also determined that Seqenenre was about 40 when he died, based on the detailed morphology revealed in the images, providing the most precise estimate to date.

Saleem and co-author Zahi Hawass, an archaeologist and former Egyptian minister of antiquities, have pioneered the use of CT scans to study the New Kingdom pharaohs and warriors, including well-known names such as Hatshepsut, Tutankhamun, Ramesses III, Thutmose III and Rameses II. Yet Seqenenre, based on the available evidence, appears to be the only one among this illustrious group to have been on the frontline of the battlefield.

In addition, the CT study revealed important details about the mummification of Seqenenre’s body. For instance, the embalmers used a sophisticated method to hide the king’s head wounds under a layer of embalming material that functioned similarly to the fillers used in modern plastic surgery. This would imply that mummification took place in a real mummification laboratory rather than in a poorly equipped place, as previously interpreted.

Saleem said the CT scan study provides important new details about a pivotal point in Egypt’s long history. “Seqenenre’s death motivated his successors to continue the fight to unify Egypt and start the New Kingdom,” she said.


How 'The Brave Pharaoh' died in a war over noisy hippos: CT scan reveals king who ruled in Egypt 3,500 years ago was taken prisoner, mutilated and ceremonially executed after row over river animals

Experts from Egypt CT-scanned the mummy of pharaoh Seqenenre Tao, known as 'the Brave', and revealed new details about the injuries that led to his death.

He appeared to have been killed by at least five assailants, each wielding a different weapon, while his hands were bound behind his back.

It is thought he met his grisly end after losing a battle between his army from Thebes and the Hyksos foes of the north, ruled by Apophis.

The source of the quarrel, according to legend, is that Apophis wanted to cull the noisy hippopotamuses which lived in Thebes because they were disturbing his sleep with their roars.

The mummy of Seqenenre-Taa-II (pictured) was the subject of a new study which tried to determine his demise. His head injuries that were hidden by embalmers and suggests he was killed in his 40s in the 16th century BC while fighting the Hkysos invaders

Experts from Egypt CT-scanned the mummy of pharaoh Seqenenre Tao, known as 'the Brave', and revealed new details about the injuries that led to his death. Several assailants attacked him and inflicted fatal blows to his head with bladed weapons.Pictured, a scan of the mummy's skull

Experts say the king appeared to have been killed by at least five assailants, each wielding a different weapon, while his hands were bound behind his back

Pictured, a CT scan of the skull of the ancient Egyptian mummy of King Seqenenre-Taa-II. Egyptian Ministry of Antiquities say the new study with computerized tomography (CT) scans shows the king suffered several severe head injuries

PHARAOH SEQENENRE TOA

Pharaoh Seqenenre Tao 'the Brave' ruled over the southern, Theban region of Egypt from around 1560� BC, during the so-called Seventeenth Dynasty.

At this time, lower and middle Egypt (that is, the north) was occupied by the Hyksos — a dynasty of Palestinian origin who ruled from the city of Avaris in the Nile delta.

Seqenenre fathered two pharaohs — Kamose, his immediate successor, and Ahmose I, who ruled following a regency by his mother.

In written tradition, the Hyksos king Apepi (or Apophis) is said to have sent Seqenenre a message that the noise coming from the the hippopotamus pool in Thebes was so loud that Apepi was unable to sleep in far-north Avaris.

The Theban king was known for his active diplomatic posturing — which appears to have led to all-out skirmishes in which he played an active and ultimately fatal role.

While Seqenenre and Kamose may have died in his fight to reunify ancient Egypt and repel the forces occupying the north, their sacrifice was not in vain.

Picking up where his father and brother left off, Ahmose I succeeding in capturing the city of Avaris 18󈝿 years in his reign. Pharaoh Seqenenre Tao ruled over the southern, Theban region of Egypt from around 1560� BC, during the Seventeenth Dynasty.

At this time, lower and middle Egypt (that is, the north) was occupied by the Hyksos — a dynasty of Palestinian origin who ruled from the city of Avaris in the Nile delta.

It is thought the hippo saga led to a large battle in which Seqenenre attempted to unify his country, but his plans ended in tragedy when he was captured and murdered in the ensuing melee.

However, his sacrifice was not in vain as his son, Ahmose I, succeeded in capturing the city of Avaris — the headquarters of the people who killed his father — 18󈝿 years into his own reign, avenging his loss.

Seqenenre's mummy was discovered by archaeologists in a tomb complex known as Deir el-Bahri, within the Theban necropolis, back in 1881.

The manner of his death has been a subject of debate ever since, as visual inspections and an X-ray examination back in the late 1960s all indicated that the pharaoh had suffered a number of severe injuries to the head.

In contrast, the king's body did not appear to have sustained any wounds at all, while the mummy's generally poor condition had suggested that Seqenenre had been embalmed hastily, outside of the royal mummification workshop.

In fact, experts have argued that Seqenenre's remains represent the worst preserved of all the royal mummies held in the Egyptian museum in Cairo.

Egyptologists James Harris and Kent Weeks, who performed a forensic examination of Seqenenre in the 1960s, said that a 'foul, oily smell filled the room the moment the case in which his body was exhibited was opened'.

This odour was attributed to bodily fluids having been accidentally left in the mummy at the time of burial.

A number of theories have been put forward to account for these findings, including that he was murdered in his sleep amid a palace intrigue, or that he was captured in battle and then executed, perhaps by the Hyksos king himself.

It is thought Seqenenre Tao (pictured) met his grisly end after losing a battle between his army from Thebes and the Hyksos foes of the north, ruled by Apophis. The source of the quarrel, according to legend, is that Apophis wanted to cull the noisy hippopotamuses which lived in Thebes because they were disturbing his sleep with their roars

Egyptologists who performed a forensic examination of Seqenenre in the 1960s, said that a 'foul, oily smell filled the room the moment the case in which his body was exhibited was opened.' This odour was attributed to bodily fluids having been accidentally left in the mummy at the time of burial

A pharaoh who ruled southern Egypt 3,576 years ago was captured in battle against a foreign dynasty occupying the north and ceremonially executed, a study found. Pictured, palaeoradiologist Sahar Saleem of Cairo University poses with the mummy in the scanner

HOW DID EGYPTIANS EMBALM THEIR DEAD?

It is thought a range of chemicals were used to embalm and preserve the bodies of the dead in ancient cultures.

Russian scientists believe a different balm was used to preserve hair fashions of the time than the concoctions deployed on the rest of the body.

Hair was treated with a balm made of a combination of beef fat, castor oil, beeswax and pine gum and with a drop of aromatic pistachio oil as an optional extra.

Mummification in ancient Egypt involved removing the corpse’s internal organs, desiccating the body with a mixture of salts, and then wrapping it in cloth soaked in a balm of plant extracts, oils, and resins.

Older mummies are believed to have been naturally preserved by burying them in dry desert sand and were not chemically treated.

Gas chromatography/mass spectrometry (GC/MS) techniques have been deployed in recent years in find out more about the ancient embalming process.

Studies have found bodies were embalmed with: a plant oil, such as sesame oil phenolic acids, probably from an aromatic plant extract and polysaccharide sugars from plants.

The recipe also featured dehydroabietic acid and other diterpenoids f Revelations from the CT scans included previously undetected lesions that Seqenenre's embalmers had skilfully concealed under a layer of material that, the researchers say, worked like the Furthermore, the care taken in covering up his wounds before burial, the team said, suggest that his mummification was undertaken in a proper workshop, rather than hurriedly in a poorly equipped setting as had been previously suggested.

The X-ray images also indicate that the pharaoh was likely around 40 years old at the time of his death.

Based on their findings, the team have concluded that Seqenenre was indeed taken captive on the battlefield, and that his hands had been bound behind his back, such that he was unable to defend himself from attack.

'This suggests that Seqenenre was really on the front line with his soldiers, risking his life to liberate Egypt,' said paper author and palaeoradiologist Sahar Saleem of Egypt's Cairo University.

In written tradition, the Hyksos king Apepi (or Apophis) is said to have sent Seqenenre a message that the noise coming from the the hippopotamus pool in Thebes was so loud that Apepi was unable to sleep in far-north Avaris. It is thought this led to a battle and the subsequent capture and execution of Seqenenre Tao

This image from previous analysis shows the skull of the mummy being studied by researchers to try and learn about how the king died. Theories emerged from this research which speculated he may have been involved in a coup

This photograph from bygone research gives a look at the underneath of the skull. The teeth can be seen, although there is no jaw, and the hole which can be seen in the image is where the spine would have attached

The manner of Pharaoh Seqenenre Tao's death has been a subject of debate since he was discovered in 1881, as visual inspections and an X-ray examination back in the 1960s all indicated that the pharaoh had suffered a number of severe injuries to his head, pictured

Based on their findings, the team have concluded that Seqenenre was indeed taken captive on the battlefield — and that his hands had been bound behind his back, such that he was unable to defend himself from attack. Pictured, an X-ray image of the pharaoh's torso

Pictured, a scene the tomb of the vizier Mereruka which shows three baying hippopotamuses which are being harpooned by men in boats in ancient Egypt. The scene was created around 2,330BC

The researchers concluded the fallen ruler was bound with his hands behind his back shortly before his execution due to the position of the mummy's fingers.

They are frozen in the position they were in at the moment of death, known as a 'cadaveric spasm', which normally occurs in 'individuals who were subjected to violent deaths and whose nervous systems were disturbed at the moment of death'.

It is commonly seen in people who have drowned, but the researchers believe this is evidence of his hands being tied behind his back.

In addition, the team reported, the execution appears to have been carried out by multiple attackers — with analysis revealing that the mummy's injuries appear to have been delivered by five different Hyksos weapons.

'In a normal execution on a bound prisoner, it could be assumed that only one assailant strikes, possibly from different angles but not with different weapons,' Professor Saleem explained.

'Seqenenre's death was rather a ceremonial execution,' she noted.

According to Professor Saleem, her team's findings have provided important new details about a pivotal point in ancient Egyptian history.

'Seqenenre's death motivated his successors to continue the fight to unify Egypt and start the New Kingdom,' she said.

The full findings of the study were published in the journal Frontiers in Medicine.

This 1915 piece of art depicts what it may have looked like when Queen Ahhotep I recovered the body of her husband, Seqenenre Tao, after his death during battle with the Hyksos. Seqenenre Taoruled over the last of the local kingdoms of the Theban region of Egypt in the Seventeenth Dynasty

The Hyksos people revolutionised ancient Egypt, bringing with them advances in weaponry, manufacturer and technology which led to far moe weapons, like this 19th dynasty bronze axe

Pictured, a Hyksos-era spear head made of bronze. Seqenenre Tao appears to have been killed by at least five assailants, each wielding a different weapon, while his hands were bound behind his back

Pictured, an Egyptian duckbill-shaped axe blade of Syro-Palestinian type. it is thought this sort of weapon and the technology to make it was probably introduced by the Hyksos (1981-1550 BC)

Seqenenre's mummy was discovered by archaeologists in a tomb complex known as Deir el-Bahri, within the Theban necropolis, back in 1881


Ver el vídeo: A Murdered Pharaoh New Study (Enero 2022).