Información

Busto de Julio César

Busto de Julio César


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Un museo saluda a César, incluso si algunos anticuarios no están de acuerdo

ARLES, Francia - Extraído de las oscuras profundidades del río Ródano, debajo de un montón de coches destrozados, neumáticos podridos y más de 20 siglos de sedimento, el rostro de mármol blanco de la estatua era tan claro como el día.

"¡Dios mío, es César!" Luc Long recuerda haber gritado después de que su equipo de arqueólogos y buzos descubrieran la estatua en 2007.

El romano aparece con poco pelo, frente arrugada, una nuez de Adán prominente y rasgos que, para el Sr. Long, "parecen tallados en carne humana". Pero el Sr. Long no se dio cuenta en ese momento de que había descubierto lo que dijo que era "el primer retrato que se hizo de César cuando estaba vivo". Se cree que el busto, que el Ministerio de Cultura de Francia data ahora del 46 a. C., es la única estatua que se conoce de Julio César tallada durante su vida.

Los historiadores dicen que las imágenes de un César contemporáneo son raras; generalmente son versiones idealizadas, producidas después de su asesinato dos años después, en 44 a. C. - por lo que la repentina noticia de la aparición del busto llevó a algunos a cuestionar su autenticidad.

Christian Goudineau, un historiador francés que da una conferencia sobre Julio César en el prestigioso Collège de France en París, fue tomado por sorpresa cuando el Sr. Long le contó el descubrimiento. “Estaba desconcertado”, recordó.

Algunos colegas, dijo, han sugerido que el César que se encuentra en el Ródano no se parece al César que se muestra habitualmente, y que es más probable que la estatua represente a un noble de Arles, una ciudad fundada por los romanos. Una escéptica, Mary Beard, profesora de clásicos en Cambridge, señaló en su blog para Times Online, afiliado a The Times of London: “Este estilo de retrato duró siglos en Roma. No hay nada en absoluto que sugiera que proceda del 49 al 46 a. C. "

Después de más de dos años de restauración e identificación, el busto ahora se asienta sobre una plataforma blanca en un museo, parte de una colección de unos 700 elementos encontrados en el Ródano durante los últimos 20 años que se inauguró el mes pasado en el Musée Départmental de l 'Arles Antique. Le Monde describió la exhibición, llamada "César: El Ródano como memoria", como "una de las exhibiciones más inteligentes y hermosas de los últimos 30 años".

La exhibición incluye una rara talla de mármol del siglo III, de seis pies de altura del dios Neptuno, un bajorrelieve sin fecha de Victoria, la diosa romana de la victoria, cubierto con pan de oro y un bronce de un bárbaro capturado con las manos atadas detrás. su espalda, presumiblemente esperando su destino.

Se cree que el busto fue tallado para honrar a César como patrón de Arles, una ciudad que usó como base para su campaña contra su rival, Pompeyo, por el liderazgo del Imperio Romano.

El Sr. Goudineau dijo que pensaba que el busto mostraba el mismo rostro que el del César en las monedas romanas y desestimó los argumentos presentados por quienes cuestionaron la representación del busto. "¿Qué noble de Arles encargaría un busto de él mismo hecho con el mejor, el más caro y raro mármol, y lo enviaría en barco?" preguntó.

Long escribió un ensayo de 20 páginas sobre los orígenes del busto para el catálogo de la exposición. Y ha traído expertos internacionales a Arles para estudiar su descubrimiento.

Para Claude Sintes, director del museo de Arles, los hallazgos de Long podrían cambiar fundamentalmente la comprensión de los historiadores sobre la importancia de Arles, "un puerto intensamente romanizado donde los romanos querían extender su poder", dijo.

La escultura de Nike, que tiene su revestimiento original de barniz y oro, decoraba un edificio gubernamental, mientras que se dice que la escultura de bronce del bárbaro es parte de una estatua imperial.

“Podríamos descubrir que Arles era mucho más extenso de lo que pensábamos y más poderoso económicamente de lo que podíamos haber imaginado”, dijo Sintes, y agregó que era demasiado pronto para sacar más conclusiones.

Goudineau, el historiador, dijo: "Arles era dos veces más grande de lo que pensábamos".

Como muchos de sus colegas, dijo que creía que los descubrimientos sacaron a la luz el pasado romano de un barrio de Arles llamado Trinquetaille en la margen derecha del Ródano.

"Estaba convencido de que había algo al otro lado del río", agregó, citando a Ausonio, un poeta latino del siglo IV d.C. que se refirió a Arles como "el doble Arles".

Para un arqueólogo experimentado y buceador como el Sr. Long, que creció en Arles, el Ródano es un tesoro inesperado.

"Trabajé en Libia, Malta y Gabón", dijo en una entrevista. "Pero los descubrimientos excepcionales, los hice justo afuera de mi ventana".

El Ródano es "un mundo sombrío", dijo. “No ofrece visibilidad, una corriente fuerte, mucha contaminación, un flujo constante de botes y ataques regulares de cabezas de toro pardas”, los peces comúnmente llamados pucheros de barro. Se sabe que el agua sucia causa una variedad de infecciones y dolencias, incluida la inflamación del oído.

Pero Long también cree que el Ródano tiene un poder secreto. “Conserva la madera, la piedra caliza y el mármol mejor que cualquier mar”, dijo. El río tampoco tiene "nada de la abrasividad de la arena del mar, y la corriente siempre corre en la misma dirección".

En 1986, se zambulló con un amigo que lo bajó 30 pies, a un lugar rico en artefactos. Durante 20 años, junto con un equipo de 20 estudiantes de historia del arte y buzos profesionales, buceó varias veces al día, recuperando cientos de jarrones y ánforas romanas. Pensó que no habría otros tesoros que explorar.

Pero en el otoño de 2007 llegó el "hallazgo milagroso", dijo, el descubrimiento del busto y el Neptuno.

Sintes, director del museo, está convencido de que el Ródano seguirá ofreciendo maravillas. "Si el próximo descubrimiento es Cleopatra", dijo sonriendo, "tendremos que ampliar el museo".


Aprenda sobre la vida y la carrera de Julio César

Julio César, (nacido el 12/13 de julio del 100 a. C., Roma; muerto el 15 de marzo del 44 a. C., Roma), General romano célebre, estadista y dictador. Patricio de nacimiento, ocupó los puestos prominentes de cuestor y pretor antes de convertirse en gobernador de la España Lejana en 61-60. Formó el Primer Triunvirato con Pompeyo y Marco Licinio Craso en 60 y fue elegido cónsul en 59 y procónsul en Galia e Iliria en 58. Después de conducir las Guerras de las Galias, durante las cuales invadió Gran Bretaña (55, 54) y cruzó el Rin (55 53), el Senado le ordenó que dejara el mando, ya que los conservadores del Senado se habían vuelto cautelosos ante su creciente poder, al igual que un Pompeyo sospechoso. Cuando el Senado no ordenó a Pompeyo que renunciara a su mando simultáneamente, César, en contra de las regulaciones, condujo sus fuerzas a través del río Rubicón (49) entre Galia e Italia, precipitando la Guerra Civil Romana. Pompeyo huyó de Italia pero fue perseguido y derrotado por César en el 48 y luego huyó a Egipto, donde fue asesinado. Después de haber seguido a Pompeyo a Egipto, César se convirtió en amante de Cleopatra y la apoyó militarmente. Derrotó a los últimos partidarios de Pompeyo en 46-45. Fue nombrado dictador vitalicio por los romanos. Se le ofreció la corona (44) pero la rechazó, sabiendo la aversión de los romanos por los reyes. Estaba en medio del lanzamiento de una serie de reformas políticas y sociales cuando fue asesinado en la Cámara del Senado en los idus de marzo por conspiradores encabezados por Casio y Bruto. Sus escritos sobre las guerras gala y civil se consideran modelos de la historiografía clásica.


Busto antiguo de Julio César encontrado en río

Anoche estaba pensando en derribar estatuas de personas deshonradas y comencé a pensar en los romanos. La trata de esclavos era una parte muy importante de la sociedad romana y debe haber miles de artefactos que no pasarían la prueba & # 8220Coulston & # 8221. Comencé a buscar y me encontré con esta fascinante historia de un busto de Julio César.

El antiguo busto fue descubierto en 2008 en el fondo del río Ródano en Francia. Creen que se hizo entre el 49 y el 46 a. C. y posiblemente sea el único busto que se hizo de César mientras estaba vivo. Aunque, debo añadir, existe cierta controversia de que realmente sea César. Nadie sabe cómo terminó en el fondo del río, pero es muy posible que si es César, fue arrojado al río después de su asesinato.

Supongamos que sabemos con certeza que se trata de Julio César. Sabemos que comerciaba con esclavos. Una vez vendió a toda una población, unas 53.000 personas, de una región que había conquistado a traficantes de esclavos. ¿Es correcto exhibir una estatua de mármol de un hombre así? La escultura es tan detallada. La piel de su cuello parece flexible a pesar de estar hecha de mármol. Parece un hombre de unos 40 o 50 años con una línea de cabello que retrocede y, lo que es más interesante, un corte de pelo no muy diferente al de los hombres de hoy. No hay pupilas en los ojos y la nariz parece un poco asimétrica. Quien lo hizo fue realmente talentoso.

Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Arles_bust

Robamos a las generaciones futuras este tipo de historia, arte y cultura de nuestro pasado cuando nos deshacemos de reliquias como esta. No tenemos que aprobar lo que hizo para querer preservar el busto.

Entiendo que los crímenes de personas como Coulston han dejado cicatrices que aún hoy están abiertas y que desencadenan nuestras emociones de una manera que Julio César ya no puede. Pero el tiempo pasará y sanará esas heridas. No podemos cambiar a personas como Caesar y Coulston y lo que hicieron, pero podemos educarnos sobre los aspectos vergonzosos de la historia y cambiar nuestra propia sociedad y nuestro futuro para mejor.

Las únicas estatuas que deberíamos arrojar al río son The Weeping Angels de Doctor Who & # 8230 si alguna vez resultan ser reales.


El Foro de Julio César

El Foro Iulium fue el primero de los llamados foros imperiales, iniciado por Julio César y diseñado, no para un mercado, sino para proporcionar un centro de negocios de otro tipo. El plan de este foro se había concebido ya en el 54 a. C., porque en ese año Cicerón y Oppius se dedicaron a comprar tierras para César a propietarios privados y ya habían pagado sesenta millones de sestercios. Posteriormente se adquirieron más tierras y se dice que el costo final fue de cien millones de sestercios, una suma quizás exagerada.

Reconstrucción del Foro de Julio César

El trabajo probablemente se inició en el 51, durante la ausencia de César en la Galia. En la batalla de Pharsalus, César juró un templo a Venus Genetrix, la antepasada mítica de la gens juliana, y procedió a construirlo en el centro de su foro, que así se convirtió en efecto en un pórtico que rodeaba el templo, un tipo seguido en todos los foros posteriores. El templo y el foro se dedicaron el último día del gran triunfo de César, el 26 de septiembre de 46 a. C., aunque el foro no fue terminado por César, sino por Octavio después de la muerte del dictador. En el foro, César permitió la erección de una estatua de sí mismo con coraza, y él mismo dedicó una estatua de su caballo con & # 8216humanis símiles pedes priores & # 8217, sobre la que estaba montado el dictador. Frente al templo había una fuente rodeada de ninfas, llamada Appiades. El foro fue quemado en 283 d.C. y restaurado por Diocleciano. Si bien la designación oficial fue foro Iulium, aparece regularmente en nuestras fuentes como foro Caesaris.

La estatua de Julio César en el Foro de Julio puede haber sido similar a esta estatua

El templo de Venus era picnostilo y estaba construido con mármol macizo. La estatua de Venus Genetrix de Arcesilas, que César instaló en el foro Caesaris, probablemente estaba en la cella del templo. César también colocó en el templo dos pinturas de Timomachus, Ajax y Medea, una estatua dorada de Cleopatra, seis dactyliothecae o colecciones de gemas grabadas y un tórax adornado con perlas británicas. Más tarde, se dice que Augusto instaló en el templo una estatua del deificado Julio con una estrella sobre su cabeza, aunque algunos eruditos creen que esto es un error para el templo del divus Iulius en el foro.

Una estatua colosal fue erigida cerca del templo en honor a Tiberio por catorce ciudades de Asia Menor que habían sido relevados por él después de los terremotos del 17 y 23 d.C., con personificaciones de ellos en su base: y se encontró una copia de esta en relieve. en Puteoli.

Una estatua de Drusilla se erigió en el templo después de su muerte.

El Foro de Julio César

El foro Iulium era rectangular, de unos 115 metros de largo y 30 de ancho, rodeado por una columnata y un muro. Su eje principal corría de noroeste a sureste, correspondiendo con el de la curia Iulia que lo colindaba en la esquina sur. Sobre este eje se construyó el templo, orientado al sureste. Todo lo que queda del foro es parte del muro del recinto de peperino en el lado suroeste (Via delle Marmorelle 29), de 12 metros de altura y 3,70 de espesor, y algunas pequeñas cámaras abovedadas o tabernas que se abren al pasillo del foro a través de una hilera de arcos de peperino con pilares de toba Anio e impostas de travertino. Del templo de Venus, las excavaciones del siglo XVI sacaron a la luz porciones de los cimientos de peperino y travertino, y fragmentos de columnas y frisos. En esta época Palladio y Labacco trazaron un plano y una reconstrucción a partir de lo que entonces era visible, representando una estructura octostilo peripteral con intercolumniaciones muy estrechas. Un trozo del arquitrabe todavía existe en la Villa Medici.


César: un panorama histórico

RRC 458
Anverso: Cabeza de Venus a la derecha, con diadema. Borde de puntos.
Reverso: Eneas se fue, llevando paladio en la mano derecha y Anchises en el hombro izquierdo en el derecho, CÉSAR hacia abajo. Borde de puntos.

La estatua de 'Marius' (Gliptoteca de Múnich)

RRC 443
Anverso: Elefante a la derecha, dragón pisoteando en exergo, CÉSAR. Borde de puntos.
Reverso: emblemas pontificios y ndash culullus, aspergillum, hacha y apéndice. Borde de puntos.

RRC 480/4
Anverso: Cabeza envuelta de César a la derecha, detrás de la media luna antes, CÉSAR y middotIM hacia abajo detrás de P M hacia arriba. Borde de puntos.
Reverso: Venus a la izquierda, sosteniendo la Victoria en la mano derecha y el cetro en la mano izquierda detrás, L & middotAEMILIVS hacia abajo antes, BVCA hacia arriba. Borde de puntos.

C. Julio César nació en el año 100 a. C. en una familia patricia que recientemente había recuperado cierta influencia política a través de un ventajoso matrimonio entre su tía Julia y el famoso general C. Marius. Su familia remonta su historia a los primeros reyes de Roma, así como a Venus y Eneas (RRC 458).

César se casó inicialmente con la hija del partidario mariano L. Cornelius Cinna y se nombró Flamen Dialis en el 87 a. C., un sacerdocio importante, pero que impidió un mayor avance político. El ascenso al dominio de Sulla, el principal oponente de Marius, puso a César en una situación insostenible. En el 82 a. C. fue despojado de su papel de Flamen Dialis, y ordenó divorciarse de su esposa mariana Cornelia. César se negó. Posteriormente pasó sus siguientes diez años en Asia estudiando y obteniendo distinciones militares, incluida la corona cívica.

Después de la muerte de Sila en 78 a. C., César procesó a los partidarios de Sila y ganó fama como orador. En el 73 a. C. se convirtió en un pontífice y en el 69 a.C. fue elegido como cuestor. La muerte de su esposa y tía antes de su partida a España le permitió publicitar su herencia familiar y política a través de la oración fúnebre de su tía (Suet, Div. Iul. 6.1). Fue en su funeral que se mostró como una imagen de Marius afirmando claramente sus afiliaciones políticas. A su regreso a Roma, César apoyó los extraordinarios comandos de Pompeyo contra los piratas y la guerra contra Mitrídates VI en 67-66 a. C. Al mismo tiempo, César se ganó el favor de L. Licinius Craso, quien le brindó apoyo financiero, particularmente en su aedilhip en el 65 a. C. Este apoyo proporcionó a César fondos para sobornos a gran escala en las elecciones del 63 a. C., cuando obtuvo el cargo de Pontifex Maximus.

En el 62 a. C., mientras pretorCésar se vio envuelto en una controversia religiosa. La presencia de P. Clodius Pulcher en la fiesta exclusivamente femenina del Bona Dea (retenido en la propiedad de César) hizo que César se divorciara de su segunda esposa Pompeia para evitar sospechas de irregularidad. Viajó a España como propretor cargada de deudas. A través de la guerra y el posterior botín en su año en España, César borró sus deudas y ganó un triunfo por su éxito contra las tribus españolas independientes. Sin embargo, se vio obligado a elegir entre el triunfo y la elección al consulado. Para asegurar su elección al consulado, César reunió el apoyo de Pompeyo y Craso. El consulado de César en el 59 a. C. resultó difícil debido a su socio hostil en el cargo, el señor Calpurnio Bíbulo.

El uso de métodos ilegales durante su consulado obligó a César a continuar su alianza con Pompeyo y Craso para evitar el enjuiciamiento. La alianza se selló con el matrimonio de Pompeyo con la hija de César, Julia y, a su vez, con el matrimonio de César con Calpurnia, la hija de Lucio Calpurnio Piso Cesonino, cónsul en el 58 a. C. De esta alianza, César obtuvo el proconsulado de Illyricum, Cisalpine y Transalpine Galia durante cinco años. Durante este tiempo libró la guerra con éxito en la Galia, proporcionándole dinero, prestigio y soldados leales. En el 56 a. C., después de los intentos de llamar a César para su procesamiento, Pompeyo, César y Craso se reunieron en Luca para renovar su alianza. El mando de César se extendió mientras Craso y Pompeyo gobernarían Siria y España respectivamente. Para lograr esto, Pompeyo y Craso serían co-cónsules en el 55 a. C. Sin embargo, las muertes de Julia en el 54 a. C. y de Craso en el 53 a. C. dieron a Pompeyo el ímpetu para romper su alianza con César. En el 49 a. C., ostentosamente para proteger al tribuno, pero en realidad para evitar el enjuiciamiento, César cruzó el Rubicón y comenzó una guerra civil.

Durante la guerra, César ocupó muchos cargos políticos y militares que se pueden rastrear en su moneda. Comenzó a acuñar monedas en su propio nombre a su regreso a Roma en el 49 a. C. (RRC 443) y continuó acuñando hasta su muerte en el 44 a. C. César recuperó rápidamente el control de Italia y persiguió a Pompeyo y sus partidarios a Grecia. Derrotó a Pompeyo en Farsalia en el 48 a. C. César lo persiguió hasta Egipto, donde conoció a Cleopatra VII y la ayudó a asegurar el trono. Luego, César salió de Egipto para reorganizar las provincias orientales y derrotar a Farnaces II, rey del Bósforo, en Zela en septiembre del 47 a. C. Mientras tanto, la muerte de Pompeyo no significó el fin de la causa republicana. Los bastiones republicanos en África y España continuaron ofreciendo resistencia. César finalmente obtuvo el control de África y regresó a Roma en septiembre del 46 a. C. para celebrar cuatro triunfos. Mientras celebraba sus victorias, los hijos de Pompeyo, Cneo y Sexto, levantaron trece legiones en España. César derrotó a sus fuerzas en Munda en marzo del 45 a. C. Regresó a Roma para celebrar un triunfo por su victoria y fue galardonado con muchos honores, incluida la dictadura de por vida y el título. parens patriae. En el 44 a. C. su retrato apareció en moneda romana (RRC 480/4).

El poder de César y su posición incomparable crearon muchos enemigos entre sus compañeros. Mientras rechaza externamente el título rexCésar adoptó algunos de los símbolos de la monarquía, como la vestimenta y los ornamentos de los reyes romanos. Su monopolio del poder lo llevó a su asesinato el 15 de marzo de 44 a. C., a manos de un gran grupo de hombres, incluidos Casio y Bruto, que creían que su muerte restauraría la república. Sin embargo, la muerte de César provocó disturbios y más guerra civil. Antonio, Lépido y el hijo adoptivo de César, Octavio, lucharon por el legado de César. Antonio y Octavio utilizaron la imagen de César y su relación con él para conseguir el apoyo de sus ejércitos veteranos. En noviembre de 43 a.C., los tres hombres unieron fuerzas para consolidar su poder y, a través de la lex titia formó el Triumviri Rei Publicae Constituendae (III VIR RPC, los tres hombres por la restauración de la república). Una vez establecido su poder, emprendieron una campaña para castigar a los asesinos de César. El cuerpo principal de conspiradores había huido a Grecia y Macedonia, donde intentaron obtener apoyo para la restauración de Libertas. En el 42 a. C. Antonio y Octavio derrotaron a las fuerzas republicanas en Filipos, vengando finalmente el asesinato de César.


El valiente César

La historia de Roma no puede existir sin un nombre llamado César en su línea de tiempo. Se le puede representar para todas las edades por todas las cualidades que exhibió en su reinado. La palabra César se origina en la familia de Julio César, que se convirtió en dictador, cuando Roma todavía era una república.

Un busto de Julio César (Fuente de la imagen: Wikipedia)

¿Quién fue Julio César?

Un hábil espadachín, un gran orador, un político eficiente y un gobernante eminente, así lo llama el mundo. Julio César, una personalidad eminente, cuyo nombre se convirtió en sinónimo de Roma y de los emperadores romanos. Se le considera como el más famoso de todos los emperadores romanos. No era un emperador, sino un dictador que actuó como faro durante siglos.

Cayo Julio César, es el nombre romano latino perfecto que la gente considera. Nació en Roma el 12 de julio de 100 a. C., en una familia patricia, la gens Julia, que se afirmaba ser descendiente de Lulus, hijo del príncipe troyano Eneas.

Su padre, Cayo Julio César, gobernaba la provincia de Asia, y su madre, Aurelia Cotta, procedía de una familia aristocrática. La tía de César se casó con Cayo Mario, una de las personas más eminentes de la historia romana, responsable de muchas reformas.

La dinastía juliano-claudiana duró desde el 27 a. C. hasta el 68 d. C. El famoso Julio César perteneció a esta dinastía y otros incluyen a Augusto César, Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón.

Infancia y vida temprana de Julio César:

César fue enseñado por Antonius Gnipho de Italia. Los alrededores de César incluían amigos, soldados y estadistas de su tío, que eran egoístas y considerados peligrosos. Cuando tenía 15 años, su padre murió, con él murieron sus expectativas de que César se dedicara a la carrera política. César trató de superarse a sí mismo y se propuso demostrar su valía al mundo.

César usó su primer matrimonio para construir su carrera política, al casarse con una mujer de una red influida. Comenzó a construir una red de conexiones, de las cuales algunos incluían políticos, en desgracia y el César de diecinueve años pagó el precio de ser arrestado. Sulla, el dictador de Roma, lo perdonó, como lo hizo con otros y algunos amigos influyentes de César lograron que lo liberaran. Para arreglar las cosas, tuvo que dejar Roma por un tiempo.

Carrera militar y la isla de Rodas:

César, entró en su carrera militar con el puesto de asistente militar de un gobernador provincial. Luego fue enviado a Cilicia, donde exhibió su coraje al salvar a un camarada y se cree que su siguiente asignación fue entre los soldados contra la rebelión de esclavos de Espartaco.

Más tarde, César dejó el ejército y pasó un tiempo en Italia, mejorando su educación. Decidió pasar el invierno en la isla de Rodas, pero lamentablemente el barco que lo llevaba allí quedó bajo el control de piratas, quienes lo mantuvieron como rehén durante unos 40 días, hasta que una gran cantidad compró su libertad. Burgundus, el esclavo favorito de César, trajo el dinero de la ciudad y lo mantuvo libre. Posteriormente, César crucificó a todos los piratas, según las fuentes de la historia. Durante el tiempo que fue capturado, César exhibió su valentía, lo que demostró que era famoso más tarde. Bromeó con los piratas diciendo que iba a atrapar a todos los piratas, si los desataba y, en consecuencia, lo mismo sucedió después de que lo liberaran de ellos.

Regresa César:

Mientras tanto, las condiciones en la ciudad de Roma cambiaron y César regresó a Roma, para fijar su carrera política. Como el destino decidió, su esposa murió y, decidido, César volvió a entrar en un matrimonio políticamente útil. Aunque se divorció de ella por sospecha de adulterio y más tarde se demostró que era falso. César alcanzó el puesto de edil y lo utilizó para diversos fines políticos. Usó sobornos, espectáculos públicos, juegos y concursos para ganar popularidad. Este carácter de César atrajo a muchos contra él para hacer enemigos y César se preocupó poco por ellos.

Más tarde, sobornó para ingresar al oficio de Pontifex Maximus (sumo sacerdote) en un puesto religioso, y adquirió el mero estatus de un puesto poderoso.

El primer triunvirato:

En el 59 a. C., demostrando ser un gobernante capaz, César formó un pacto con dos de los romanos más prominentes que formaron el Primer Triunvirato, que luego ayudó a César a lograr su objetivo de elegir cónsul, el cargo más alto de Roma. Las otras dos personas en el triunvirato eran el rico banquero Craso y Cneo Pompeyo o mejor conocido como Pompeyo.

Craso había comenzado su carrera como coronel en el ejército de Sulla y ganó una gran cantidad de dinero en su régimen. Como pretor, Craso había aplastado la revuelta de Espartaco y más tarde se involucró en las conspiraciones de Catilina.

Pompeyo era el principal general de la ciudad de Roma. También comenzó su carrera en el ejército de Sila y luego reprimió los levantamientos de Mario en España y ayudó a Craso a reprimir la revuelta de Espartaco. Anexó Siria, conquistó Jerusalén y allí duplicó los ingresos del capital de Roma.

Los tres se beneficiaron por igual de la formación del triunvirato y contrajeron matrimonios en el triunvirato. Pompeyo se casó con la hija de César, Julia, y César se casó con Calpurnia, la hija de Piso, un amigo muy cercano de Craso.

Gobernador de Galia y la batalla de Alesia:

Antes de que expire su mandato de un año de cónsul, César tiene que defenderse de sus enemigos adquiriendo un puesto en una oficina y, afortunadamente, con la repentina muerte del gobernador de la Galia, obtuvo la gobernación. Galia consistía en el sur de los Alpes y el este de los Apeninos hasta el río Rubicón.

César, se perfeccionó en el arte de la guerra. Esto es evidente por varios hechos que derrotó a la tribu de helvéticos, alemanes, los nervii y sus ataques contra Alemania y Gran Bretaña.

En el 52 a. C., la Galia se levantó contra su conquistador y el jefe Arveni, Vercingetorix, se alió con otras tribus de la Galia contra Roma. César, de inmediato, lanzó ataques contra los aliados, eliminando a los enemigos, uno tras otro.

Vercingetorix, en lugar de esperar el momento adecuado, cometió un error fatal al atacar al ejército de César y soltarlo de las manos de César. Más tarde, la batalla ha tenido lugar ferozmente entre los dos con innumerables infantería y caballería contra veinticinco mil infantes y ocho mil caballeros del ejército de César (aunque los números no están confirmados). Los juegos mentales de César habían funcionado muy bien para el ejército, confundiendo a los enemigos, César talló su nombre en la batalla de Alesia, 52 a. C.

Habilidades de oratoria:

Los grandes líderes son a menudo grandes oradores. Esto ha sido probado en el caso de César. Sus habilidades de oratoria se pueden representar a partir de diversas situaciones que lo demostraron como un orador convincente. Uno de ellos incluye el funeral de su tía Julia. Era obvio que personas eminentes pronuncian oraciones en el funeral y César la utilizó para mostrar su excelencia. Se enorgullecía del carácter de su tía descendiendo de un lado de los dioses y del otro de los reyes.

Asesinato de Julio César:

La dictadura fue el motivo de Asesinato de Julio César, la mayoría de la gente presume. La conspiración contra él se hizo más grande y los planes de asesinato se establecieron para el 15 de marzo del 44 a. C., id. De marzo, cuando César se reuniría con el senado. República era el principal objetivo de los conspiradores y se cree que había veinte hombres en la conspiración.

César entró en el Senado, Trebonio interrumpió a Marco Antonio con una conversación y mientras César se acercaba a los senadores, los conspiradores apuñalaron a César veinte veces. Se presume que César, pronunció las palabras de “ET TU BRUTE” (¿Y tú también, Brutus?), Dirigiéndose a Brutus por su puñalada por la espalda y no podía creer que Brutus pudiera hacerle tal cosa. Allí termina la vida de César seguida de la oración del conspirador para la restauración de la República de Roma. Más tarde, Octavio y Antonio se enfrentaron a Bruto y otros conspiradores para vengar la muerte de cesar.

Las grandes personas a menudo son asesinadas a pesar de los ideales que siguieron y del servicio que habían brindado a su país y el caso de César no es una excepción.

Julio César ha cambiado la faz del imperio romano y ha dado ejemplo no solo a los futuros emperadores romanos, sino también a los emperadores del mundo. Dos años después de su muerte, César fue formalmente declarado dios DivusIulius (el divino Julio).


El busto de Julio César descubierto en Arles en 2007

En septiembre-octubre de 2007, buceadores dirigidos por Luc Long del Departamento Francés de Investigaciones Arqueológicas Subacuáticas, encabezado por Michel L'Hour, descubrieron un busto de mármol de tamaño natural de una persona romana aparentemente importante en el río Ródano en Arles, junto con estatuas más pequeñas. de Marsias en estilo helenístico y del dios Neptuno del siglo III d.C.

El busto más grande fue tentativamente fechado en el 46 a. C. Dado que el busto mostraba varias características de una persona anciana con arrugas, pliegues nasolabiales profundos y huecos en la cara, y dado que los arqueólogos creían que Julio César había fundado la colonia Colonia Iulia Paterna Arelate Sextanorum en el 46 a. C., los científicos llegaron a la conclusión preliminar de que el busto representaba un retrato de la vida del dictador romano: la ministra de Cultura de Francia, Christine Albanel, informó el 13 de mayo de 2008 que el busto ser la representación más antigua de César que se conoce en la actualidad.
La historia fue recogida por todos los grandes medios de comunicación.

El busto de Julio César descubierto en Arles

Se dijo que el realismo del retrato lo ubicaba en la tradición de las esculturas de género y retratos republicanos tardíos. Los arqueólogos afirmaron además que un busto de Julio César podrían haber sido desechados o eliminados discretamente, porque los retratos de César podrían haber sido vistos como posesiones políticamente peligrosas después del asesinato del dictador.

El busto de Julio César se expone en el Museo de la Antigüedad de Arles


Referencias

Abbott, J. 1849. Historia de Julio César . Gutenberg.

Canfora, L. 2007. Julio César, la vida y la época del dictador del pueblo . Prensa de la Universidad de California.

Crompton, S. 2013. Julio César . Aprendizaje de Infobase.

Freeman, P. 2008. Julio César . Simon & amp Schuster.

Gelzer, M. 1968. César: político y estadista . Prensa de la Universidad de Harvard.

Stevenson, T. 2015. Julio César y la transformación de la República romana . Routledge.

Thorne, J. 2003. Julio César: conquistador y dictador . Rosen Central.

Wiseman, T.2018. Julio César, general romano . Plaza Cavendish.

Wyke, M. 2006. Julio César en la cultura occidental . Publicación de Blackwell.


El busto de César

Hace unos 20 años, mi esposa y yo estábamos caminando por el Museo Metropolitano de Arte, cuando, al final de un pasillo, me encontré con un busto de Julio César. Fue hecho hace unos 500 años por Andrea Ferrucci. Parecía tan real que sentí una sacudida cuando lo vi.

La estatua retrata a César a la edad de 45 o 50 años, mostrando algunas arrugas, pero todavía bastante vigoroso. Es un hombre apuesto: frente delgada y ancha, ojos directos, hermosa nariz romana, linda boca, mandíbula pequeña con un mentón ligeramente prominente y un cuello largo. Lleva una magnífica coraza con una Medusa que grita, para convertir a sus enemigos en piedra, presumiblemente, y un águila romana.

Pero es la expresión que Ferrucci le dio a César lo que realmente me impresionó. Tiene la cabeza un poco ladeada como si estuviera curioso y divertido. Sus ojos son intensos, con arrugas en las esquinas y mira hacia un lado como si algo hubiera llamado su atención. Su boca está un poco comprimida, como si tuviera el control de sí mismo. En general, parece seguro y sereno, pero también como si pudiera ver el humor en las cosas. Parece consciente de sí mismo y seguro de sí mismo.

Because of its casual posture and carved-in pupils and irises, the bust looks less stiff than most other statues, more natural. Yet it is a masterpiece of stylization. Ferrucci’s Caesar is idealized, compared to the traditional representation of the dictator as balding and maybe a bit past his prime. But the expression represents a triumph of characterization. I don’t know whether it is what Julius Caesar was actually like, but it is definitely the image of some kind of greatness.

The real Julius Caesar is not a hero of mine. He had many virtues, but he was an agent of Rome’s loss of freedom. The person in the bust, however, is a hero to me. You look at him and say “There is a man.” Nietzsche thought the real Caesar was a superman. I’m not sure I buy that concept, but this depiction does make the idea plausible.

However, it’s not greatness or heroism per se that most fascinates me about the bust. It’s another quality, which I have trouble pinning down. I call it the “exquisite.” It refers to a kind of perfection of character, so particular that it could be real and at the same time almost archetypal.

For example, the character of Howard Roark, in El manantial, is exquisite. It’s not that he’s morally perfect he keeps helping Keating, for example, when he shouldn’t. And it’s not that he’s psychologically perfect, either. Actually Roark is practically a freak. We’re talking about a man who is surprised to find himself thinking about a woman the day after he has sex with her for the first time.

He’s interesting porque he’s a freak. What makes him special is he does not start out all tangled up with other people as the rest of us are. He has to learn to be connected. That learning process is an exquisite thing to watch.

Caesar was morally ambiguous and Roark was good, but I even appreciate, if that’s the right word, exquisiteness in the portrayal of evil. En El manantial, Ellsworth Toohey and Gail Wynand are both exquisite characters. Toohey gets the best dialogue Rand ever wrote. Wynand gets the second best.

Also on the evil side, I love Vito Corleone in El Padrino. Ever since the movie came out in 1972, Don Corleone has had a grip on the American mind. For a while, all young men had a Godfather impression. That’s because people sensed, without having the concept, that he was exquisite.

Interestingly, there’s a connection between Corleone and Caesar. According to the novel, Vito chose a path of crime because he refused to have his greatness crushed by a corrupt society. Furthermore, given his criminal behavior, Corleone is actually quite reasonable, and his evil deeds are tempered by his “family values.”

Corleone is also somewhat similar to Wynand, and both are romanticized notions of bad people. Real criminals, of course, are not generally so pure in their motives and are not exquisite.

All the examples I have discussed so far have been great men, in the sense of being larger-than-life human beings of superior ability. But an exquisite character need not be great in this sense, nor a man.

Take for example the character of Ripley as portrayed by Sigourney Weaver in the first Extraterrestre película. She is a thinking person. She is not reactive. She is healthily assertive with the men on the spaceship. But she’s just a second officer on a towing vessel.

Still, I look at her and say “There is a woman!” And it’s not just the climactic duel between her and the alien that makes me say so. She’s admirable throughout the story. Sure, it’s just science fiction, but her character is still indelible.

Ripley is still impressive as a great survivor, even if she is not a “great woman” in a general sense. But greatness need not be a feature of the exquisite character at all. Take another of my favorite film personages: Jean Brodie in The Prime of Miss Jean Brodie.

The story concerns a teacher at a private school for girls in 1930s Scotland. Jean tries to make her charges into something above the run of the mill, tries to bring some refinement into their lives. Unfortunately, this includes showing slides of her Italian vacation when she is supposed to be teaching history. Even more unfortunately, it includes her sharing her admiration for the Italian dictator Mussolini.

Jean is what I call a “pretender.” She adopts a false sense of life, not as a pose for others, but to try to become something she’s not. (I write at length about the pretender type in my forthcoming book Killing Cool.) The false sense of life that Jean adopts is one of “sophistication.” She believes in art and that all of her little girls are “the crème de la crème.” Jean, played artfully by Maggie Smith, is an exquisite example of the pretender.

But even Jean Brodie is still a formidable person. Exquisiteness can co-exist with vulnerability, too, and then it becomes a thing so piquant that it’s breathtaking. Look at this painting. It’s the sketch for “Alone Together,” and it’s by realist painter Maria Kreyn, who is based in New York.

I’ve given a lot of thought to what I love about this painting. I tried to look at it as I did the bust of Caesar. The woman is comforting the man, her fingers in his hair as he lays his head in the crook of her neck. She is not looking at him. She is looking off to one side, like Caesar, but I don’t think she’s looking at something specific. I think she’s looking at a source of her own private sorrow. She may share that sorrow with the man, but the pain is her own.

She is vulnerable, not controlled: her lips are parted. He skin is very pale and delicate, also a sign of vulnerability. She almost looks as if she is going to cry, but she doesn’t look like she’s breaking down. She just looks like she’s living with it, whatever it is. She seems present to her feelings.

Now I certainly don’t worship pain. But this woman is beautiful in her suffering. I almost imagine that this is a couple who has lost a child.

Some sadness is part of life. The only way you can avoid it is to withdraw from caring in a stoical or Buddhist fashion or to adopt some kind of Pollyannaish “It all happens for the best” attitude. But how much more life-affirming is it to face pain and go on? This painting shows us the answer to that question. That is its gift.

It’s very difficult for me to describe exactly what exquisiteness is and why I am in love with. It’s almost a cognitive thing rather than a moral quality: I love the perfect example of some human quality, even if it is not a morally admirable or happy quality. I love how a representation of a person can mix unexpected, even paradoxical, qualities and not come out just a muddle. I don’t belong to the cult of moral grayness, but freakish, ambiguous and even evil characters can be exquisitely subtle and therefore cognitively engaging.

Good art shows us what is possible for human beings, for better or worse. The best art gives us not just an abstraction of a single characteristic but a concretized embodiment of that trait, with all the individual notes. Roark is not an allegory of independence, but a fully realized person, freakish in his separateness, loyal to the earth, naïve at the novel’s opening when it comes to people. The unexpected, yet logical, juxtaposition of these traits and many others makes him seem real and at the same time becomes a whole too integrated to reduce to a philosophical abstraction.

I would compare exquisiteness to Rand’s concept of a “sense of life.” One could say that a person has a joyous or a tragic sense of life, just as one could say that Roark embodies the virtue of independence. But the individual notes that make a person unrepeatable would be missing. The joyous person always has something else going on, too: something a little mischievous, some silent wonder, a patient wisdom. And so it is with the exquisite character that’s what makes him a presence.

The exquisite is a dimension of beauty that counts for a lot, sometimes even more than classical beauty or the sublime or even a moral ideal. The exquisite promises us that we will not fizzle out into a tepid gray puddle, but will continue to be interesting and alive. The exquisite energizes the mind by showing it what subtleties it is capable of grasping.

Human beings are the most fascinating thing in the known universe. Their specialness is prior to philosophy and, in a way, transcends it. Look at how Rand’s positive characters struggle to find philosophy. They are already something beautiful, if sometimes tortured, before they do find it. Roark never does find a full-fledged philosophy, just some isolated bits of truth. Ah, but there is a man!

We need to remind ourselves that philosophy serves life, not the other way around. Philosophy helps our natural inclinations find their proper ends, but those natural inclinations and our passion for living do not descend from philosophy — they motivate it. This way of looking at things leads to passion, and it is passion that makes one want to live, rather than merely not wanting to die.

The Reader’s Digest used to run a feature called “My Most Unforgettable Character.” At the risk of trivializing my meaning, I will say that that’s what I’m talking about: the most distinctive and impressive kinds of human beings, good or bad, happy or sad, pure or mixed. Such characters provide us with reassurance that we as a species are not ordinary, drab, and merely “nice.” They are pinnacles.

I’d like to know what you think. Do you believe in the idea of an unforgettable character who transcends good and bad? Was Francis Bacon right when he said, “There is no excellent beauty, that hath not some strangeness in the proportion”? Please leave a message about one of your most unforgettable characters.


Ver el vídeo: Júlio César - Best Saves - World Cup 2014 HD (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Berkley

    Al acercarse al segundo obzatz, será necesario superar el deseo de saltearlo.

  2. Damh

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, no tienes razón. Puedo probarlo. Escríbeme en PM, discutiremos.

  3. Tamam

    Me uno. Gracias por la información.



Escribe un mensaje